16 de mayo de 2018
16.05.2018
HÉCTOR GÓMEZ
16/05/2018

Las deudas de hace una década las ´pagará´ Marcelino

Es duro pensarlo, pero más duro será para el Valencia CF si no puede acceder a jugadores de nivel Champions

16.05.2018 | 14:02
Las deudas de hace una década las ´pagará´ Marcelino

La clasificación para la Champions es una gran alegría para la afición y un gran alivio económico para una entidad agobiada permanentemente por la debilidad de sus finanzas, y que con la llegada de Meriton no supo coger el tren necesario para haber llegado a este verano con un presupuesto mucho mayor a los 92 millones actuales que le hubiera permitido devolver los préstamos en una situación más holgada. Ese tren pasaba por no haber tirado dos años a la basura deportivamente y por consiguiente en cuanto a ingresos. Es duro pensarlo, pero más duro va a ser para este club no poder acceder a determinados jugadores este verano, a determinados fichajes para que me entiendan, porque el Valencia CF tendrá que empezar a pagar los errores de las gestiones de hace más de una década. Si, no es una broma. Este verano el Valencia CF tendrá mucho menos dinero para pagar a jugadores o para fichajes del que debería tener con Champions porque se empezarán a pagar las deudas y las gestiones de Soler, Soriano y Llorente. Porque pese a que nos vendieron que el gran gestor de Picassent hizo una gestión maravillosa, fue mentira. Llorente terminó de hundir al club con su política de ventas y cero rebaja de deuda. Él, también fue responsable de muchos errores y por supuesto de generar pufos que hoy se siguen pagando como lo del IVF o Porxinos, donde escondió los papeles en el cajón y se hizo el 'longui'. Hacerse el 'longui' fue una falta de respeto a la entidad, es de ser un mediocre gestor y además, una mala gestión que hoy sigue costándole muchos millones de euros al club.


Alemany y Marcelino

Esos excesos del pasado los pagarán de nuevo los gestores del presente y los sufrirán más que nadie los encargados de configurar la plantilla del próximo curso. Marcelino y Mateu saben perfectamente la situación del club y no sólo no se asustan ante ello si no que el propio entrenador afirma sin dudar que van a hacer una plantilla mejor el próximo curso. Me gusta esa actitud, porque esa es la actitud que siempre deben tener aquellas personas que representan al Valencia CF. Los dos saben lo mucho que tuvieron que pelear los fichajes el pasado verano y saben que van a tener que vender algunos futbolistas. Eso sí, también saben que un Valencia CF en Champions abre muchas puertas en el mercado y de ello es de lo que van a intentar aprovecharse. En los últimos años por la entidad han pasado tipos que se han pasado los meses llorando por las esquinas asegurando que el Valencia CF no tiene marca, que ha perdido su valor, que nadie quería patrocinar al club, que sólo se podían vender jugadores o incluso que la afición tenía un concepto equivocado porque su club no era un grande. Eso sí, todos estos tenían contratos de muchos miles al mes y para eso el club no era tan pequeño. No he escuchado a Marcelino o Mateu llorar por ser pobres desde que llegaron, ni excusarse en las deudas para hacer un equipo de fútbol. Eso les honra, porque son competitivos y pese a las estrecheces económicas ponen en valor la marca del Valencia CF.

Ahora mismo el puzzle de la planificación de la próxima campaña está totalmente desmontado en la mesa de valencianista y las fichas deben ir poniéndose en función de las ventas que se puedan hacer en las próximas semanas. Es evidente que al asturiano le gustaría no vender a ninguno de los imprescindibles este curso y por ahí pasó la reunión con Lim hace ya varias semanas. Sin embargo, Marcelino está preparado para que pueda salir Rodrigo y también para que pueda no seguir Guedes. Contemplan todos los escenarios y saben que va a ser un verano largo y que hasta el final no habrá una plantilla cerrada. Yo fui de los impacientes que el pasado verano me puse nervioso al ver que pasaban los días y no se fichaba. Este verano no cometeré el error. Hace mucho que perdí la fe en Lim como gran inversor y me fío poco del asiático. Sin embargo, pese a que yo no me fío de Lim, sí que me fío mucho de Marcelino y Mateu, y a su vez Lim se fía mucho de ellos por lo que de rebote les confieso que este verano lo voy a pasar tranquilo porque sé que a final de agosto tendremos un muy buen equipo pese a las deudas del pasado, a los mediocres que dirigieron el club y a los mentirosos del entorno que les ayudaron a meter al Valencia CF en el pozo.


Más opiniones de colaboradores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en...