02 de noviembre de 2018
02.11.2018
CARLOS AYATS
02/11/2018

La sonrisa del levantinismo

La tendencia humana natural nos lleva a pensar que el cambio es a peor siempre, que cualquier época pasada fue mejor...pero no lo es

02.11.2018 | 14:02
La sonrisa del levantinismo

Los tiempos cambian. No seré yo quien contradiga a Michael Corleone en su inolvidable última charla con la Mamma, cuando sentado frente al fuego, en una escena íntimamente caravaggiaesca, y ante la aseveración matriarcal de que él nunca perderá a su familia, el otrora recto hijo predilecto de Vito Andolini, sólo y moralmente derrotado, le contesta a Carmella, lánguido y meláncolico, antes de asesinar a su hermano Fredo: «Los tiempos cambian».

La tendencia humana natural, herencia de la añoranza que genera la constatación del tempus fugit, nos lleva a pensar que el cambio es siempre a peor, que cualquier época pasada fue mejor... pero no es verdad.

Elija el que quiera

Para constatarlo, no hace falta tratado alguno, ni tesis, ni estudio, ni investigación. Basta mirar la cara de un solo levantinista. Puede elegir el que usted quiera. Si quiere ahorrarse el paso, yo le diré lo que verá. Será algo sencillo y, a la vez, maravilloso; será una sonrisa, variable en función de tipos de rostro, personalidades y entornos, pero una sonrisa. Porque sí, pocos aficionados pueden presumir, hoy en día, de un club con mejor presente... y un futuro más esperanzador.

Y es que, en los últimos 8 meses, el 'pequeño' Levante ha tumbado a un Barça campeón e invicto metiéndole 5, ha conquistado el Bernabéu saliendo a ganar, acumula más de un 60 por 100 de victorias en Liga y coquetea, con argumentos más sólidos de los que algunos quieren ver, con aspirar seriamente a la segunda participación europea de su historia.

A ello hay que sumar una plantilla joven, un vestuario sensacional, el entrenador idóneo, una masa social en alza, la propiedad en manos valencianas y un club económicamente saneado apenas una década después de estar al borde de la liquidación. Es una obviedad, el potencial del Levante UD, ahora mismo, es extraordinario.

¿Qué más se puede pedir?

Pero es que aún hay más, el Femenino (equipazo espectacular, de los que enamora ver) aspira a volver a ser campeón de Liga 11 años después y tras una década sin aparecer siquiera en el podio, el filial se encuentra a un punto de la promoción de ascenso a LaLiga 1|2|3 (sí, el filial, a esa categoría en la que el primer equipo se ha pasado 40 años, es decir, la mayor parte de su historia) y la sección de fútbol sala, que ha empezado la temporada tumbado al campeón de Europa, Liga y Copa, pasea con orgullo por España el escudo del decano valenciano. De verdad, ¿qué más se puede pedir?

Vale, que el club se democratice, que la Fundación le devuelva las acciones al levantinismo y poder celebrar títulos, pero esto ya es un ideal casi hasta ofensivo para el resto del planeta fútbol, y claro, hay que intentar ser feliz disimulando un poco, que la envidia despierta fácil (de hecho, ya hace tiempo que ha abierto los ojos...). En cualquier caso, ni siquiera estos son sueños imposibles.

Así las cosas, por los que no han podido verlo, y porque seguro que, esperemos que más tarde que pronto, volverán los momentos difíciles, disfrutemos de esta maravillosa realidad. ¿Qué mediáticamente se nos hace poco caso? Pues un abrazo. Sigamos sonriendo, gozando con cada victoria, luchando juntos por cada nueva conquista. Granotas del mundo, estamos ante la Edad de Oro del Levante UD, tal vez incluso en sus albores... Lo que durante más de 100 años fue un sueño, hoy es una fascinante realidad. Oiga, amigo cabreado, disculpe pero... ¿cómo no vamos a sonreír?

* Sin Tregua, además de radiar todos los partidos en competición oficial que disputa el Levante UD, se emite en directo en la 97.7 Radio Levante de lunes a jueves de 20:00 a 21:00 y de 23:00 a 00:00 en redifusión.


Más opiniones de colaboradores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en...