23 de noviembre de 2018
23.11.2018
ÚLTIMA HORA
CARLOS AYATS
23/11/2018

Toda la verdad

El mensaje de la 'nueva' directiva y el superávit requiere matices

23.11.2018 | 20:20
Toda la verdad

El pasado martes, en una fecha bien señalada por los poco amigos de la democracia, la actual directiva del Levante UD hacía públicos los nombres de los nuevos consejeros que acompañarán a Quico Catalán y su séquito (al menos) durante los próximos 5 años y, al mismo tiempo, los resultados económicos de la sociedad anónima deportiva granota. «Caras nuevas y superávit», se apresuraron a lanzar a los cuatro vientos algunos compañeros, comprando directamente el mensaje enviado desde el club. Sin embargo, la realidad es muchísimo más compleja.


Terminología ofensiva

En el primero de los casos, la terminología se me antoja hasta ofensiva. Porque hablar de «caras nuevas» un mes después de que Quico diera marcha atrás en su reiterada promesa pública de marcharse en 2019 y haya optado por mantenerse un lustro más en el cargo, dando continuidad por completo a un consejo en el que pocos son los que no estaban ya en la Era Villarroel, y añadiendo al mismo a un grupo de personalidades claramente afines, parece evidenciar que mucha novedad, francamente, no va a haber.

Y en cuanto al superávit, hecho contablemente indiscutible, creo que merece importantes matices una vez leída la documentación hecha pública. Ello no implica que la salud económica del Levante UD no sea buena, maravillosa, de hecho, si echamos la vista atrás una década, pero los números dejan entrever tendencias que invitan a no abandonar la prudencia, y mucho menos a caer en la ya habitual divinización de la gestión del actual presidente, quien por cierto vio aumentado su salario el pasado ejercicio en 1.000 euros mensuales, pasando de los 217.000 a los 229.000 anuales.

El Levante UD ha acumulado un nuevo ejercicio en el que, otra vez, su actividad ordinaria genera pérdidas, y sólo los beneficios fruto del traspaso de jugadores inclinan la balanza hacia el costado positivo. El superávit de 2016-17 (2.705.830 €), hubiera sido un déficit superior a los 3,2 millones sin los 5.937.070 € del resultado de la compra/venta de derechos por traspaso.


Venta de jugadores

El presente ejercicio, el superávit es de 3.153.540 €, que sería un déficit de más de 3,3 millones sin los 6.469.960 de resultado de las compraventas. Y qué decir del presupuesto de la próxima temporada, que pronostica un beneficio de 5,7 millones incluyendo ya 29,2 de la venta de Lerma (de los que por cierto sólo se ha cobrado, a fecha de hoy, el primero de los 4 plazos, por más que en la directiva no haya temor alguno en ese aspecto).

Hay que contarlo todo. El club ha reducido su deuda neta a largo plazo en 8,55 millones, pero la ha aumentado a corto en 4,17 millones. Además, la deuda con los jugadores, que la temporada 16-17 era de 1,66 millones, supera ahora de largo los 8 (8,47, en concreto); y el período medio de pago a proveedores ha pasado de menos de 2 meses (53,3 días durante el ejercicio 2016-17) a más de 5 (154,1 días para cobrar). Es decir, que el club está reduciendo la deuda por un lado, pero aumentándola por otro. Para entendernos, que el club está creciendo al calor de la venta de jugadores y la incomparable bendición en forma de derechos de televisión (44,3 millones de euros ingresados la pasada temporada y 47,9 presupuestados para la presente), no de la gestión ordinaria.

Siendo ésta prudente, incluye detalles que es necesario vigilar, y sombras que es necesario aclarar, como la nada desdeñable cifra de 17 millones de euros (un 20% de los gastos de la pasada temporada) ocultos bajo el gris paraguas de 'Otros gastos de explotación', en el que se incluye un apartado habitualmente irrisorio, 'Otros gastos de gestión corriente', que ha pasado de los 2,2 millones del ejercicio anterior a los 10,4 de éste.

Los dos grandes debes

Seguro que todo lo anterior tiene una explicación sencilla, pero habrá que darla. Para eso está la Junta del próximo 20 de diciembre, en la que algunos seguiremos pidiendo que se avance en los dos grandes debes de la gestión de Quico Catalán: la democratización del club y la transparencia.

Ah, y por cierto, en este último aspecto, espero que Jorge Lucas, actual secretario del consejo, no haga como en 2008 cuando, ya entonces en el cargo, al ser preguntado por el documento de la famosa compra panameña de los derechos de una eventual recalificación del Ciutat que resultó ser un pufo histórico, y que significaba el 75% de los ingresos necesarios para cuadrar el balance (27 millones de euros de los 36 presupuestados), nos contestó a los asistentes: «Hombre, tampoco esperaréis que me traiga todos los papeles». Que nos conocemos.

*Sin Tregua, además de radiar todos los partidos en competición oficial que disputa el Levante UD, se emite en directo en la 97.7 Radio Levante de lunes a jueves de 20:00 a 21:00 y de 23:00 a 00:00 en redifusión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en...