08 de enero de 2019
08.01.2019
08/01/2019

De los mejores equipos en fase ofensiva

El principal problema a día de hoy es que prácticamente cualquier error se paga con un gol

08.01.2019 | 13:16
De los mejores equipos en fase ofensiva

El Levante UD puede ganar, empatar o perder practicando el mismo fútbol. Pero pocos rivales de la Liga Santander están en condiciones de jugar al nivel que los granotas. En fase ofensiva, cuando despliegan su presión asfixiante, se convierten en una máquina de generar oportunidades. También es cierto, sin embargo, que si después de 15 o 20 minutos no se adelantan en el marcador, ese ritmo de juego alegre pasa factura. El cansancio aparece y con él un mayor riesgo de que lo cojan al contragolpe. Esto es algo que le afecta especialmente en el Ciutat de Valencia, tal y como ya se había visto ante el Barcelona. Y de nuevo contra el propio Girona.

Cansancio y repliegue

En el cómputo general del partido, el Levante fue claramente superior. Los de Eusebio, que apenas remataron dos veces, estuvieron por debajo tanto por ocasiones como por velocidad e intensidad. El principal problema a día de hoy, sin embargo, es que prácticamente cualquier fallo se paga con gol y eso es algo, sin ninguna duda, muy peligroso ante cualquier rival. Más aún cuando juegas con equipos de mayor envergadura como lo fue el Barça o en su día también el Sevilla. Cuando está algo más cansado, el Levante se repliega peor y al final eso puede acabar condicionando resultados.

Rapidez en la media

Con 10 jugadores sobre el campo a raíz de la expulsión de Postigo, la reacción del equipo fue muy buena y estuvo marcada por una decisión desde el banquillo como fue el cambio anteriormente muy ofensivo de Boateng por Vukcevic. El montenegrino, un centrocampista válido pero con un fútbol más de ralentí, salió del campo en el momento en el que el partido requería mayor velocidad. Paco López buscaba en la medular un juego rápido de toque y contragolpe. Un estilo que le va a Bardhi y Campaña y que implica también arriesgar más con el balón. El Levante, cómodo y avasallador, no le dejó respirar al Girona y, como escribía al principio, en eso es uno de los equipos de Primera que mejor lo hace. En la salida del balón es tremendamente veloz y sabe siempre a lo que juega, con un gran trabajo táctico por parte del entrenador. Lo demostró en el primer empate, un robo de Postigo y un gol en tres pases, vertical a más no poder. También en contragolpes en los que se agigantó la figura de Bono, ya que el guardameta evitó goles en acciones como la lanzada espectacularmente por Bardhi en un cuatro contra dos para que rematara Morales.

Piezas insustituibles

A punto de terminarse la primera vuelta de LaLiga ha quedado claro que el Levante tiene un once titular muy definido en el que la delantera, sobre todo con Roger y Boateng, es la posición donde menos se resiente con los cambios. Por contra, además de en alguno de los dos laterales, en el centro del campo es donde más se nota cuando falta una pieza, caso de Rochina el pasado viernes. De hecho no deja de ser tremendamente llamativo que el centrocampista más creativo de la plantilla, Campaña, sea también uno de los que más balones recupera de Primera. Son estadísticas, ahí están, que hablan por un lado de un futbolista completísimo y de calidad superior y por el otro de un equipo en el que el míster lo trabaja todo.


Más opiniones de colaboradores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en...