15 de abril de 2019
15.04.2019
15/04/2019

El sacrificio inútil de Leclerc

Tercer Gran Premio de 2019 y tercer rodillo de Mercedes

15.04.2019 | 13:11

Mil carreras , sesenta y nueve años han pasado desde que en 1950 la Fórmula 1 comenzara a rodar. En aquel primer evento Alfa Romeo consiguió un triplete con Farina, Fagioli y Parnell. Ayer en China Mercedes consiguió un nuevo doblete, el tercero consecutivo de esta temporada 2019. Quién sabe si Mercedes, si ayer hubiera alineado en China más de dos coches, como en aquella primera carrera hiciera Alfa Romeo –algo que en 1950 sí permitía el reglamento–, habría logrado también un triplete.

Las excusas de que solo llevamos tres carreras de una larga temporada, que en Baréin se le escapó la victoria a Ferrari y que para España todo cambiará por la evolución de los coches no restan ventaja a Mercedes, que sigue siendo un devorador de puntos. El equipo se distancia cincuenta y siete del segundo, Ferrari. Y lo más grave para los italianos: en la tabla de pilotos el tercero es Verstappen, ninguno de los de la Scuderia. Mattia Binoto ha declarado abiertamente la posición de líder de Vettel sobre Leclerc. El monegasco ya ha recibido en tres carreras seguidas órdenes de equipo en favor de Sebastian. En Baréin se las saltó y solo una avería en su motor evitó que ganara. En China, Charles fue otra vez el sacrificado. Dejó pasar a su compañero para nada: Vettel no llegó a acercarse a los Mercedes. Pero en Ferrari ni se plantearon devolverle la plaza. Peor aún: dejaron a Leclerc sin opciones en las paradas de boxes y sucumbió ante el RedBull de Verstappen. La puntilla fue no dar al monegasco la oportunidad de una última parada en boxes, en la que no hubiera perdido posición y que sí le hubiera permitido intentar lograr el punto por la vuelta rápida.

Leclerc se muerde los labios ante los micros: «No puedo comentar», responde sobre el trato de favor hacia Vettel. El monegasco es el gran sacrificado de Ferrari. Algo que da qué pensar a la vista del rendimiento comparado de ambos y del sueldo. En China la Fórmula 1 miró al pasado celebrando sus mil carreras. En Ferrari parece que también siguen mirando al pasado, pero eso no te hace ganar carreras.


Más opiniones de colaboradores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en...