19 de agosto de 2019
19.08.2019
Superdeporte

Flipo en colores

El VAR es la demostración de que el humano quiere controlarlo todo

19.08.2019 | 18:06
Flipo en colores

Flipo con el VAR. Me puede. Mira que lo intento. Intento mentalizarme de que es mejor para el fútbol, de que se van a cometer menos injusticias. Pero cada jornada encuentro un nuevo motivo para renegar. Tener al personal cinco minutos mirando la vida pasar y al señor de negro esperar qué le dicen por un telefonillo que los demás no escuchamos, me pone de los nervios. Me adultera la tarde. ¡Cinco santos minutos para decidir una cosa que se ve en la repetición de toda la vida! Y que, si fuera ilegal el gol, también estaría bien concedido. Porque si necesitas cinco minutos con una maquinita para ver lo que el ojo no ve, no tiene sentido nada. El VAR es la demostración empírica de la necesidad del ser humano en controlar la espontaneidad de las cosas.

Groguis

Como estoy solo en este asunto y parezco un loco, lo intentaré por otra vía. Esos cinco minutos matan el ritmo, rompen la dinámica, adulteran indirectamente el partido porque se añaden al final, cuando los jugadores están reventados, cuando el partido es totalmente otro, cuando los que podían sacar beneficio de esos cinco minutos con la Real grogui, están ahora grogui ellos, sacado cubos. Por supuesto, no perdimos por el VAR. ¿He dicho perdimos? Perdón, es el subconsciente. Empatamos. Mejor: ¡nos empataron! Nos empataron porque este Valencia es el mismo del año pasado, cuando los diez empates en casa. No machacas cuando puedes, cuesta un universo hacer un gol, y hay despistes que cuestan oro. Dos puntos que vuelan de Mestalla, la primera en la frente. Bueno, mejor dicho, en la mano de Coquelin.

Co-Ko

También me sorprende que el entrenador señale con nombre y apellidos sin mentarlos –oxímoron– al causante de esa acción. Ya sabemos que hubo una mano al aire. Pero el jugador destacó para bien: se triplicó para sacar cubos y hacer su labor, y cubrir la de sus compañeros. También es verdad que tiene precedentes: empate contra el Valladolid que promueve la misma acción, el pasado 12 de enero. Pero, si el sábado la dupla Ko-Co –Kondogbia-Coquelin– no fue la esperada, fue más porque el centroafricano tarda en arrancar, como un buen diésel, lo que conllevó que su compañero de armas se tuviera que multiplicar. También me revienta que no se hagan cambios antes del minuto 80, como si diera mal fario. Con la deshidratación generalizada, 'mí no entender'.

Cambios

Llegaron los cambios, todos seguiditos –pero no a la vez– para estirar el chicle del 1-0. Costa por Piccini –m.81–, Rodrigo por Chery –m.84– y Soler por Ferran –m.89–. Yo, qué quieren que les diga, creo que lo que hace Aduriz lo hace Aduriz, y punto. Me refiero a salir al campo dos minutos y tener tiempo de hacer algo, aparte de respirar por los pulmones y andar por los pies. Ya no hablamos ni de decidir el partido. También flipo con la última moda: las pausas para beber. La resistencia al calor y la humedad es una cualidad de algunos, y haciendo la pausa añades tiempo al final, y encima equilibras esa posible ventaja de algunos jugadores que saben dosificarse mejor el agua del organismo. Flipo con la cara de póker que se te queda cuando te marcan en el 101, que más que un minuto parece el directo de Depeche Mode.

Roles

Flipo con que le hayamos cambiado el rol al Atlético. Antaño era el 'pupas'' el equipo al que estos desastres le pasaban con cierta regularidad. Recuerdo que mi abuelo se lo pasaba pipa viendo las desventuras de los colchoneros, a los que les pasaba de todo. Ahora, ellos van a velocidad de crucero, y somos nosotros los que resbalamos con la piel de plátano. Y, por encima de todo, flipo en colores con la que se ha montado antes de empezar. Uno llega a la pretemporada contento como unas castañuelas, con un título en el brazo, feliz de pensar que el equipo se mantiene, que el centenario está siendo glorioso€ y por un quítame allá esas pajas, se arma la de san Quintín con Lim, Alemany, Marcelino, Rodrigo, Mendes, Rafinha y la Madonna de Piero della Francesca. ¡Ya está bien! ¡Llega el aficionado al campo cabreado de antemano!

Delantero

Flipo en colores con tener que estar apoyando públicamente a un jugador indiscutible. Negociar es lícito, pero si no tienes el cromo colocado, mantenlo entrenando, que por un mísero entrenamiento lo dejas vendido ante la opinión pública. Flipo con tener que ponernos a buscar deprisa y corriendo otro delantero, si se fragua la venta del '19'' Que conste que 55+5 me parece un planazo, y que soy de los que opina que, si no es necesario, no se malgasten. Se guardan, y a jugar con Maxi y Gameiro en busca de la delantera perdida, al estilo Penev-Eloy, y con Guedes de tercero en discordia. Flipo con el lío del Comité de Competición y el CSD con lo de los indultos frustrados, como el de Parejo y Gayà, a horas de empezar la competición. Flipo. No sé cómo nos lo montamos pero, en vez de disfrutar, ya estamos cabreados como una mona, y solo acabamos de empezar.

Más artículos de opinión de Manu Badenes, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en...