09 de septiembre de 2019
09.09.2019
09/09/2019

Debate en la grada

Dicen que Parejo es lento, pero yo no confundiría lentitud con pausa

09.09.2019 | 12:52

Estoy con los amigos de la Falla Alemania-El Bachiller jugando nuestro campeonato anual de fútbol viejo pellejo. Este año hemos viajado a un pueblecito cercano a Bolonia, y un equipo italiano nos ha hecho la del cattenaccio: gol casual y todos atrás, al búnker, hasta agotar el tiempo. En estos campeonatos, '90 minuti en el Véneto son molto corti', pero al final ganamos, y sobre todo esto es la excusa para convivir y hablar de fútbol entre birras. Analizando juntos la actualidad del Valencia CF, y dado que somos muchos asistentes asiduos a Mestalla, me encuentro con una lluvia de ideas en la tertulia que recuerdan a las lenguas de fuego en la Torre de Babel. Cada uno tiene su opinión, pero hay algunas comunes que merece la pena destacar. Una de ellas es la ilusión tribunera que genera Kang In Lee, un jugador que se escapa de los esquemas del entrenador.

MVP

La aceptación del público en Mestalla fue muestra de amor. Cuando salió a calentar la grada en el partido contra el Mallorca, ya le estaban todos aplaudiendo, y había expectación por que llegara su momento. El pase con tiralíneas a Cheryshev (siendo fuera de juego) recordó a Silva. Pero, ¿dónde encaja un tipo así en un 4-4-2 rígido? Su edad es la excusa perfecta para dosificarlo, sin traicionar el sistema inamovible. Todo el mundo opina que necesita más minutos, Su papel de revulsivo está claro, pero para foguearse hacen falta minutos, y todo el estadio quiere que eso pase. A veces, un entrenador tiene que hacer como un César en el Coliseo: la gente decide si el pulgar se muestra hacia arriba o hacia abajo. Al fin y al cabo, el único precedente que teníamos de MVP de Mundial sub'20 era... ¡Nico Olivera!

Jugón

Nunca he ocultado mi condición de 'parejista'. No ahora, que está de moda, sino cuando la grada y la prensa estaba más pendientes de las carencias que de las virtudes. El tiempo da la razón. No a mí, que como muchos otros vimos lo evidente, sino al jugador, que con tesón, constancia y fidelidad ha sabido revertir la situación. Como estas cosas no son por casualidad, sino por causalidad, el propio juego oficial de FIFA, EA Sports, lo tiene incluido en su once ideal. Sin embargo, Robert Moreno, nuestro seleccionador nacional, lo mantiene en la recámara contra Rumania, que es la selección difícil, y no Islas Feroe. Sus motivos tendrá, pero en este fútbol de vértigo y estrés que se llevó por delante la parsimonia noventera, es tiempo para los jugones de nuevo. Algunos dirán que Parejo es lento. Yo no confundiría la lentitud con la pausa.

Dupla

Otro tema que tiene jugo es la aparente incompatibilidad en banda que están demostrando últimamente Gayà y Guedes. Sin señalar culpables, lo cierto es que no parece que haya química entre ellos. Durante el partido contra el Mallorca (que ganamos pero no será gracias a la primera parte que se marcó el equipo, con dominio absoluto de los isleños durante muchos minutos) se vio desde la grada una seria de conversaciones ligeramente fuera de tono entre ambos, que denotan que no hay 'feeling'. Como Guedes no está de dulce, precisamente, tiene más boletos para que se lleve la muñeca chochona. Decisiones erróneas con la pelota en los pies, estorbarse más que ayudarse y acabar manteniendo sus diferencias mientras Parejo marcaba el segundo penalti da mucho que pensar, para una dupla que llevan años ya, juntos.

Faro

Pero luego luce con Portugal y se marca un golazo contra Serbia, cuando Joao Felix le pisaba los talones, y no queda más remedio que aceptar que vale lo que costó. Solo necesita un faro que le guíe. Hay quien piensa que contra el Mallorca, no se cambió a Guedes para evitarle una pitada. Lo cierto es que pasó de jugar en su banda que no es su banda, la izquierda, a la derecha, que es la aparentemente natural, para acabar en punta, que es posible que le toque mucho este año. El runrún general esperaba a Cheryshev como agua de mayo. Guedes tiene talento para dar y tomar, y el estilo de Marcelino no parece que vaya a ser sentarlo, sino arroparlo con titularidades hasta que encuentre su punto Zen, del mismo modo que hizo con Parejo el año pasado.

Crisis

Pero esos cuarenta millones bien valen una misa, es decir, una charlita de motivación y advertencia, para que se ponga las pilas, o mejor dicho, quitárselas. Va revolucionado. Y, como decía el anuncio de una marca de neumáticos con Carl Lewis en tacones femeninos, «la potencia sin control no sirve de nada». El control sin potencia tampoco parece útil, así que esperemos que el seguimiento que Lim está llevado sobre el club, con Rafinha fuera de la hoja de ruta y el fichaje a última hora de Thierry Correira, dé su resultado. El lateral jugó contra el Valencia CF con el Sporting de Lisboa y lució para bien. Me refiero al día que comenzó la crisis. Sería bonito que su fichaje la cierre. Más que nada porque este finde aterrizamos en el Nou Camp. Alea jacta est.


Más opiniones de colaboradores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en...