08 de febrero de 2020
08.02.2020
EL ANÁLISIS DEL URU

Monólogo de un Getafe tácticamente impecable

El equipo de Celades cometió el error de no saltar las líneas de medio campo buscando los extremos desde la banda o lanzando balones a Maxi, algo que apenas hizo un par de veces

08.02.2020 | 21:52
Monólogo de un Getafe tácticamente impecable

Pese a lo reconocible de su equipo base –con la única rotación de Kondogbia por Coquelin–, el Valencia sólo compareció para pararse bien en defensa durante el primer cuarto del partido. Nunca pudo salir rápido al ataque, debido a que el Getafe es un bloque duro que presiona con muchos futbolistas en campo rival generando los errores del rival. El equipo de Celades cometió el error de no saltar las líneas de medio campo ante un adversario tácticamente impecable, más si cabe cuando por sistema los oponentes se centran en tapar a Parejo. La brújula del equipo. Desde la defensa buscar los extremos, el uno contra uno, o lo que apenas hizo un par de veces sobre la media hora: Lanzar a Maxi Gómez para que haga de pivote y Rodrigo tirara los desmarques a la espalda de la defensa... De eso se trataba el duelo en Getafe.

El Valencia CF debió referenciar mucho mejor la marca de Cucurella, un futbolista totalmente volátil e indescifrable: avanza por izquierda, derecha, en mediapunta, aunque donde más daño hizo fue sorprendiendo detrás de Parejo y Kondogbia. A los 58 minutos llegó un premio justo para el Getafe, el primer tanto. La defensa valencianista retrocedió demasiado cuando recibió Jorge Molina. La reducción de espacios debía estar detrás de los volantes. Molina se mueve entre líneas, pivotea, lucha, es el capitán... El Valencia extrañó muchísimo a Rodrigo, su compromiso es indudable, pero era un día para estar al 100 %.

Prosiguió el monólogo. El golazo de Molina deja poco que decir y mucho por hacer en el Valencia CF. El Getafe es el mejor jugando a lo que pretende, provocando permanentemente los fallos. Prefiere responder a proponer en una mezcla efectiva de estilos italiano y español. Generó una cadena de errores con las líneas altas... y luego la definición de Molina, de la que se estaría hablando todo el mes, si fuese un delantero de renombre. Conocimiento perfecto del área, visión periférica y movimiento terrible para tumbar a los centrales. A Florenzi se le fue la 'moto' en la expulsión después de lidiar todo el partido con la más difícil, Cucurella. Ahora a Celades le corresponde hablarle y no reprocharle. Después en el tercero vimos lo que jamás se debe hacer, quedarse mirando si no pita el árbitro. Eso no es competir. Mal partido, mala imagen. 

Puedes leer en este enlace más opiniones de Gonzalo de Los Santos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en...