El Elche disputó ayer por la tarde (19 horas) el último partido amistoso de pretemporada, empatando a un gol frente al Cartagena de Segunda División.

Un encuentro atropellado, que resultó tenso, incluso bronco, en el que hubo de todo: goles, lesionado, múltiples cambios, disputas, tarjetas amarillas y hasta una expulsión. Fran Escribá quiso probar a buena parte de su plantilla, realizando hasta 9 cambios y utilizando en total a 20 jugadores.

Al Elche le faltó orden durante todo el partido, jugó a ráfagas y se dejó atacar muchísimo por un Cartagena en el que sigue destacando la habilidad del delantero Rubén Castro, su máximo ariete. El rival marcó el empate cuando el Elche iba por delante, pero además tuvo hasta cuatro ocasiones peligrosas, dos de ellas repelidas por el poste ilicitano. 

En el 44 Enzo Roco hacía una dura entrada a Rubén Castro en el centro del campo. Innecesaria. Tarjeta roja. El descanso llegó con empate a cero. Salieron al campo Marcone, Palacios, Verdú y Badia. En el minuto 58 Boyé lanzaba alto. Y en el 65 daba en la diana. Gol del delantero estrella franjiverde. En el 70 entraron Bigas, Josan y Fidel. Siete después, Rubén Castro conseguía, a placer, el empate. Al final, empate y gracias.

Con uno menos medio partido y con muchas incidencias, pero era una prueba. El Elche tiene que afinar, fichar y buscar el orden que caracteriza al conjunto de Escribá. Trabajo por delante con el inicio de LaLiga Santander en el horizonte.