A diferencia de la delantera, donde el entrenador del Elche, Fran Escribá, dispone de futbolistas más que suficientes, la configuración de la defensa para el partido de este próximo domingo (14 horas), frente al Rayo Vallecano, se ha convertido en un auténtico rompecabezas para el preparador valenciano. 

A menos de cuatro días para la disputa del partido, el técnico franjiverde no sabe con cuántos jugadores pueden contar y en qué condiciones se encuentran para armar la zaga, sobre todo, para el eje central. Diego González y Pedro Bigas están, prácticamente, descartados. El gaditano continúa ejercitándose al margen del grupo, por sus problemas que viene arrastrando en el aductor, y no va a forzar para estar en Vallecas.

Mientras que en el caso del mallorquín, a pesar de que ya ha empezado a hacer parte del trabajo con el grupo, es demasiado prematuro que pueda volver tras solo un mes de rehabilitación tras su rotura parcial del ligamento lateral externo de su rodilla derecha. 

A ellos dos hay que unir a Enzo Roco, que hasta última hora de la tarde del viernes no tiene previsto su regreso a tierras ilicitanas y lo hará con el cansancio propio de un largo viaje y de tres partidos con la selección de Chile. En estos momentos, los dos únicos centrales específicos de la plantilla que vienen entrenando con el grupo a lo largo de esta semana son Gonzalo Verdú, que ya se ha recuperado de sus molestias en el gemelo de su pierna izquierda; y Josema Sánchez.

En principio, si Roco regresa demasiado fatigado, el cartagenero y el murciano, podrían formar el centro de la defensa. Pero en la misma situación que el chileno se podría encontrar Mojica, que, además, ha disputado los dos partidos completos con Colombia y todavía le queda el de la noche de mañana jueves frente a Venezuela. El único relevo para el colombiano en el lateral izquierdo es Josema.

Sistema de juego

En función de las piezas de que disponga, Escribá también podría optar por jugar con una línea de cuatro en defensa, como lo ha hecho en los dos últimos encuentros ante la Real Sociedad y el Celta; o volver al sistema de tres centrales y dos carrileros, que fue el esquema táctico que empleó durante las siete primeras jornadas de Liga. En ese caso, el preparador valenciano siempre tiene el comodín de Antonio Barragán, que puede jugar de lateral derecho, carrilero o central diestro, como ya hizo en el Valencia CF