Fran Escribá, entrenador del Elche, lamentó la derrota frente al Rayo, reconoció que perder en Vallecas les "molesta", y admitió que no supieron manejar los tiempos cuando el partido estaba igualado para aguantar el resultado.

El Elche perdió en Vallecas después de ponerse por delante con un tanto de Lucas Boyé y de verse remontado con los goles de Mario Hernández y el francés Randy Nteka.

"Esta derrota nos molesta. Sabíamos que el Rayo estaba bien en su casa y no supimos manejar ese momento cuando estábamos igualados para aguantarlo. Reaccionamos hasta el descanso pero nos faltó continuidad y al final abusamos de juego directo", dijo Escribá, en conferencia de prensa.

"Hubiéramos podido generar algo más los últimos diez o quince minutos, pero al final la sensación que tengo es que nos pusimos por delante, el partido estaba tranquilo, pudimos esperar a tomar más riesgos y no fuimos capaces de aprovecharlo", confesó.

"Tuvimos que haber controlado más el partido cuando ellos bajaron intensidad, porque luego en la segunda parte hubo varias situaciones peligrosas en el área pero realmente los porteros no tuvieron que intervenir. Con los cambios que hicimos no supimos transmitir lo que buscábamos, que era dar amplitud al campo y ser más profundos", concluyó.