El Elche CF tiene todo en la mano para celebrar este miércoles la que sería su cuarta permanencia en Primera División en lo que llevamos de siglo XXI. El conjunto ilicitano espera que al final del encuentro frente al Atlético de Madrid se pueda vivir una fiesta, en el estadio Martínez Valero, junto a su afición, por haber alcanzado el objetivo de continuar entre los grandes del fútbol español. 

Para ello se deben una de las tres siguientes circunstancias: ganar a los colchoneros, empatar y que el Mallorca no gane en el Sánchez Pizjuán o que el Granada pierda en su campo con el Athletic Club de Bilbao; o perder y que los mallorquines no consigan el triunfo en el feudo sevillista. Son tres posibilidades con una alta probabilidad de que se pueda dar alguna de ellas

El cuadro franjiverde confía en que el Atlético de Madrid se una a la lista de los tres anteriores equipos ante los que celebró una permanencia como fueron el Barcelona, en la temporada 2013-2014; el Málaga, en la 2014-2015 -aunque luego llegó el descenso administrativo- y el Athletic Club de Bilbao, el curso pasado. 

El 11 de mayo de 2015, el Elche, que la campaña anterior había conseguido retornar a Primera División después de 25 años, festejó por todo lo alto su salvación. Fue en la penúltima jornada de Liga frente al FC Barcelona, con un estadio Martínez Valero lleno hasta la bandera, con 33.069 espectadores. 

Los azulgranas tenían una dura pugna por el título de Liga con el Atlético de Madrid. El equipo que por aquel entonces entrenaba el Tata Martino estaba obligado a ganar para poder jugarse el campeonato, en la última jornada, en el Camp Nou, ante los colchoneros. A los franjiverdes, que dirigía Fran Escribá, les valía el empate tras ganar la jornada anterior en Málaga con un gran gol de Garry Rodrigues. El Barça de Messi, Xavi e Iniesta no pudo batir a un gran Manu Herrera y el partido finalizó con empate cero. La alegría se desbordó en el coliseo ilicitano y el Elche estaba salvado a falta de una jornada. En aquel equipo estaba Fidel Chaves, que forma parte de la actual plantilla. 

La campaña siguiente, el Elche, que seguía bajo las órdenes de Escribá, alcanzó la permanencia a falta de tres jornadas para finalizar la Liga. 

Fue un 3 de mayo, en el estadio de La Rosaleda de Málaga. El conjunto ilicitano venció 1-2, en un partido épico. Jonathas marcó el 0-1, en el minuto 29, y Mario Pasalic el 0-2, en el 89. Los franjiverdes jugaron con un hombre menos desde el minuto 79, por la expulsión del portero Tyton. Javi Guerra anotó el 1-2, en el 90 y el Elche defendió con uñas y dientes el resultado ante un cuadro malaguista, que entrenaba Javi Gracia y que se estaba jugando su clasificación para la UEFA. En aquel encuentro tuvo una actuación destacada Enzo Roco, que fue un valladar en el centro de la defensa. El chileno también estará mañana frente al Atlético de Madrid. 

Y la tercera salvación fue la de la temporada pasada. La más milagrosa y cuando menos se esperaba. El Elche necesitaba ganar al Athletic Club de Bilbao en la última jornada y esperar que el Huesca de Pacheta no venciera al Valencia. 

El conjunto ilicitano hizo sus deberes y superó al equipo de Marcelino, que ya no se jugaba nada. Lucas Boyé, en el minuto 28, y Raúl Guti, en el 72, fueron los autores de goles. Tras el pitido final, solo quedaba esperar el resultado de El Alcaraz. El choque entre los oscenses y los valencianistas iban con varios minutos de retraso, que se hicieron eternos. Con la conclusión del partido del Huesca y el empate a cero, el Elche celebró una permanencia milagrosa. Escribá fue, por tercera vez consecutiva, el entrenador de la gesta. 

Francisco Rodríguez tiene todas las papeletas para recoger el relevo del técnico valenciano. El entrenador almeriense puede escribir con letras de oro su nombre y sus apellidos en la casi centenaria historia del Elche y ser el técnico que logró la cuarta permanencia en Primera División del conjunto verdiblanco.