Francisco Rodríguez, afirmó esta tarde, tras la derrota ante el Athletic Club (1-4), que es una realidad que su equipo no está compitiendo en el inicio de la temporada.

"Los errores nos condenan y la sensación es muy mala. Hemos pedido todo los duelos defensivos. Estamos en un momento de sufrimiento y hay que pasarlo con la estabilidad emocional que se debe tener", resumió el preparador almeriense.

"Pensábamos que hoy podíamos sumar, pero se nos viene todo abajo. No estamos en el camino y nos toca seguir", añadió el entrenador, quien recordó que la situación física del equipo, con muchos jugadores fuera de forma, no es la ideal.

Francisco admitió que durante el partido, sobre todo en la primera parte, no encontró solución a los males del equipo, al que en su opinión le pesa no haber ganado aún y sumar solo un punto de quince.

En cuanto a su relación con el propietario, Christian Bragarnik, dijo que sigue siendo buena y que él trata de encontrar soluciones cambiando las alineaciones, pero no las encuentra.

Francisco desveló que en el descanso le comentó a sus jugadores, ya con 0-4 en contra, que había que defender la identidad del club y que por amor propio habían intentado ganar al menos el parcial de la segunda parte.

"Estoy jodido, pero mañana tendremos que levantarnos", reiteró el técnico andaluz, quien dijo que tenía la "experiencia" suficiente como para revertir la situación.

"Un año estuve diez y doce jornadas sin ganar en Primera y el equipo se salvó, pero soy el primero que reconoce que las cosas no están saliendo", señaló Francisco, quien añadió que de este encuentro no puede rescatar nada positivo.