No ha empezado bien la Eurocopa para los rusos tras caer frente a Bélgica. El técnico, aparentemente, culpó a Cheryshev y le señaló descaradamente frente al público de San Petersburgo. Rondaba el minuto 29 de la primera parte cuando Daler Kuzyaev pidió el cambio por lesión. Cheryshev saltó al terreno de juego por su compañero y sólo cinco minutos después, Thomas Meunier anotaba el 2-0.

El partido siguió adelante y a Cherchesov no le gustaba nada lo que estaba viendo. Prueba de ello, la drástica decisión de retirar al valencianista en el minuto 63 para dar paso a Miranchuk en un doble cambio que sorprendió a todos. ¡Sólo 34 minutos! La cosa no le salió bien al seleccionador ruso, que vio cómo Lukaku colocó el definitivo 3-0.