Luis Enrique, un volcán ante los micrófonos, habitualmente a la defensiva cuando se sienta en una sala de prensa, decidió ayer pasar al ataque. Le dio igual dar posibles pistas al rival ante el partido de esta noche ante la Polonia de Lewandowski (21.00 horas, Telecinco). Le preguntaron por el asunto de estado, Álvaro Morata y su falta de puntería, y el asturiano arropó a su delantero. "Será titular. Le digo que siga haciendo lo mismo. Mañana (por hoy) salimos con Morata y 10 más", dijo Luis Enrique por la mañana.

Por la tarde volvió a la carga y sacó la libreta de los datos. "No regalo titularidades. Con 40 internacionalidades, solo Villa en la historia de España hizo más goles que Morata. Jugadores tan emblemáticos como Raúl o Torres llevaban menos que él. Si me voy a datos a nivel mundial, con 40 partidos con sus selecciones solo lleva más goles que Morata Harry Kane". El seleccionador intentó apagar así el fuego nacional de la España futbolera, solo minimizado en los últimos días por la marcha de Sergio Ramos del Real Madrid, sobre la que el asturiano no se pronunció. El delantero de la Juventus, sentado al lado de Luis Enrique, agradeció la confianza del asturiano y quitó hierro a su fallo ante Suecia. "El que entiende de fútbol sabe que no es un error grave. La opinión de la gente no me va a cambiar. Ojalá me coma todo como esta semana y salgamos campeones".

La España de Morata, mucho toque y nulo gol ante Suecia (0-0), tiene esta noche un complicado examen ante Polonia. No ya tanto por la clasificación, sino por la autoestima nacional. Ganar para sonreír y quitarse la mascarilla de las victorias antes de tiempo. El combinado nacional recibió en las últimas horas un chute de adrenalina con la vuelta de Busquets tras su contagio de covid. La plantilla y la comitiva de la Federación recibió al capitán con una gran ovación tras su aislamiento, aunque en principio el catalán esperará su turno desde el banquillo.

Por lo visto durante la semana, Luis Enrique no tiene previsto alterar demasiado el once. Si acaso algún retoque, en ningún caso una revolución. Al asturiano le gustó lo que vio ante Suecia y hoy doblará su apuesta sobre el césped del estadio de La Cartuja (Sevilla), la otra gran preocupación por su mal estado. "Tengo información porque soy el primer interesado. El campo es el que es. En ese mismo césped creamos 14 ocasiones a una Suecia encerrada. Es evidente que podría estar mejor, pero estamos centrados en lo que podemos controlar. Hay gente que está haciendo esfuerzos para que se mejore, nos quedamos con eso", aseveró Lucho. Tiene razón el asturiano: en ese césped maltrecho España remató 17 veces, 5 a portería. Al final, cero goles.

Cuestión de insistir, piensa Luis Enrique. En la defensa de España no habrá grandes novedades. Marcos Llorente seguirá de lateral derecho y Jordi Alba estará por la izquierda. Los centrales apuntan a ser otra vez Laporte y Pau Torres, aunque Eric García podría tener su oportunidad. Rodrigo, Koke y Pedri, la gran esperanza este último, esperan repetir en la medular y es en la delantera donde sí podría haber algún retoque, con Morata fijo en todo caso. Gerard Moreno podría entrar y acoplarse en la banda derecha y tampoco sería de extrañar que Sarabia tuviese hueco. Ferrán Torres es otro de los fijos de Luis Enrique.

Enfrente estará Polonia, que llega a la cita en un mal momento tras perder ante Eslovaquia. El presidente de la asociación polaca de fútbol se vio obligado a salir a la palestra para refrendar en el cargo de seleccionador a Paulo Sousa. Pocos jugadores se han librado de las críticas por esa derrota. Incluso Lewandowski, jugador franquicia, las ha tenido que aguantar. Krychowiak no podrá jugar por sanción y su lugar en la defensa lo ocupará Moder. El posible once de Polonia esta noche ante España podría ser el formado por: Szczesny; Bereszynski, Glik, Bednarek, Rybus; Linetty, Moder, Klich; Jozwiak, Lewandowski y Zielinski.