La vuelta de Jack Grealish a los entrenamientos de Aston Vila pasará a un segundo plano. El jugador está muy cotizado en su país y el plato fuerte de su vuelta serán las negociaciones con el equipo que le vio crecer para negociar que camiseta vestirá el próximo curso.

A principios de este verano parecía que el Manchester City apretaba para llevárselo antes de la Eurocopa, pero con el torneo de por medio las negociaciones se enfriaron y pasaron a un segundo plano.

Ahora, terminadas las vacaciones del futbolista y con la resta final de la pretemporada antes de encarar de nuevo la competición liguera, parece que es el Chelsea es el que más presiona a los 'villanos' para que cedan en su fichaje.

Te puede interesar:

Este apunte no ha sentado muy bien a los 'Sky Blue', sobre todo a Guardiola, que quería ver al inglés junto a él a toda costa. La oferta inicial del City era de unos 100 millones de euros, unas cifras a tener en cuenta, pero la intromisión del conjunto londinense crea un escenario totalmente distinto.

Aunque no todo son ofertas desde el exterior para Grealish, ya que sobre la mesa tiene una oferta de renovación del Aston Villa, con un salario de 150.000 dólares por semana. Con ello, el conjunto de Birmingham intentará ahuyentar a los grande del 'big six' con la misma formula que utilizó la campaña pasada.