Con todas las negativas del fichaje de Haaland por el Chelsea, el club inglés ha empezada a buscar delanteros en otros mercados. Por eso, un jugador que llama mucho la atención a los directivos es Romelu Lukaku, futbolista que ya conoce perfectamente la Premier.

La intención del Chelsea era pagar más de 150 millones por Haaland, por lo que el dinero no supondrá un problema para el fichaje de Lukaku. Y lo cierto es que el club inglés ya prepara una oferta para convencer al jugador y a su club.

Esta oferta sería de 130 millones de euros, dinero que no podría rechazar el club italiano, ya que su situación económica es muy complicada. El problema es Lukaku, pues el delantero no quiere volver a Inglaterra, lugar donde no se sintió apreciado.

Ahora mismo la negociación está estancada. La intención del Chelsea es subirle el sueldo a 10 millones netos para así poder convencerle, es decir, 2.5 millones de euros más de lo que cobra ahora mismo.