Vinícius es uno de los atacantes más en forma de Europa. Desde que recaló en el Real Madrid siendo un niño de 18 años, su rendimiento siempre dejó buenas sensaciones, pero más como potencial crack que como lo que está demostrando en la presente temporada.

El internacional brasileño se encuentra en un momento de forma fantástico a sus 21 años y a su magia con el balón hay que unirle su acierto de cara a puerta, toda una novedad. 10 goles y 8 asistencias en 19 partidos entre LaLiga y Champions le han colocado bajo el foco de otros clubes adinerados. Como es el caso del PSG, que tiene petrodólares por castigo y la sensación de tener que vengarse del Real Madrid. El motivo: la insistencia de Mbappé en querer recalar en el Santiago Bernabéu. Claro que tampoco ayuda que los blancos se llevaran al deseado Alaba gratis y los parisinos al lesionado Sergio Ramos, todavía por debutar. Además del fichaje del joven Camavinga, al que también aspiraban los galos.

Pues dicho y hecho. Según publica ABC, el cuadro parisino está decidido a marcarse otro 'caso Neymar', pero esta vez contra los de Florentino Pérez. Aprovechando la presumible nómina de delanteros top que pueden tener los blancos la temporada que viene con Benzema, Mbappé y Vinícius, además de la posible intentona sobre Haaland, quieren abrirle la puerta al brasileño con un ofertón descomunal. 17 millones de euros como salario base por temporada a lo que sumar unas buenas primas a lo largo de un contrato fijo de 6 años.

Lo cierto es que el delantero internacional brasileño tiene contrato hasta 2024 y cláusula de 700 millones que el Madrid pretende alargar hasta 2028 y un precio de escape de 1.000 kilos. Las negociaciones están en marcha y por eso el PSG ha querido torpedearlas para sembrar dudas en Vinícius Jr.