Riqui Puig puede estar afrontando sus últimos meses en el FC Barcelona. El centrocampista catalán no cuenta para Xavi Hernández, igual que sucedía con Koeman, y la dirección deportiva de la entidad tiene claro que en verano debe salir de la disciplina culé sí o sí.

Así lo avanza el diario SPORT, que pese a destacar que el deseo del jugador siempre fue el de triunfar como azulgrana, relata cómo los números juegan en contra del de Matadepera. Desde el KO en Linares de la Copa del Rey, donde fue titular, solo ha jugado 25 minutos. Y eso fue en Navidad. Y estos 25 minutos, de los 23 partidos oficiales que han sucedido desde aquel día, se reparten en dos partidos (Nápoles y Osasuna). Este curso, en total, suma 380 minutos en 14 partidos entre todas las competiciones.

Es evidente que Riqui Puig no cuenta y el club debe decidir qué hacer con él. Lo quieren fuera el próximo verano para liberar esa ficha. Ahora bien, SPORT cuenta que tiene pocos pretendientes y que es en este punto en el que aparecen problemas ya que tiene contrato hasta 2023. Cederlo sería perderlo y renovarlo para hacer un préstamo a algún equipo tampoco es una idea que convenza a la dirección deportiva.

Solo dos o tres clubes estarían interesados en su situación y pagarían su sueldo, pero el club busca un traspaso que ahora mismo parece improbable por el nulo cartel que tiene el joven. La última solución, más a la desesperada, pagarle lo que le falta hasta 2023 y darle la carta de libertad. Liquidar su contrato sería una opción final para zanjar el vínculo con el jugador y es algo que ya se hizo en el pasado. Habrá que esperar también para ver qué decisión toma el jugador.