El Barça va a tener un problema muy serio con Neto en este mercado de fichajes. El guardameta, que tiene 32 años, no cuenta en Can Barça y pese a que el club quiera desprenderse de él ya ha comunicado a la entidad culé que rechazará todas las ofertas que tiene y cumplirá el año que le queda de contrato. El brasileño ya ha informado tanto a los directivos del club como a sus agentes de su deseo.

Su permanencia será un problema inesperado para la secretaría técnica, que necesita aligerar masa salarial como sea y que contaba con su salida programada este verano. Además, la decisión del exvalencianista ha pillado por sorpresa en la entidad, donde esperaban que fruto de sus pocos minutos aceptara alguna de las ofertas que había recibido principalmente de Brasil y de Italia.

La Lazio, por ejemplo, lleva meses pendiente de la situación de Neto. Así lo ha publicado el diario SPORT, aunque para los italianos el único requisito es que se marche con la carta de libertad.

La rescisión del contrato, una opción

El club ha dado al guardameta ciertas facilidades para que tome su decisión y visto lo visto, el Barça podría tomar una solución drástica con su futuro. Sería, además, definitiva. Rescindir el contrato de forma forzosa. Es el camino unilateral que se podría aplicar, algo similar a lo que ya podría ocurrir por ejemplo con Umtiti.

En principio, la pareja de porteros con la que Xavi debe trabajar en su segundo proyecto deportivo es la formada por Marc-André ter Stegen e Iñaki Peña, que volverá de su cesión en el Galatasaray.