Comienza los nervios en el mercado de fichajes. Es el caso del Sevilla FC, que está ante un verano importante ya que va a acometer una revolución en la plantilla. Para ello Monchi sabe que debe dar salida a más jugadores que Diego Carlos y además, conseguir grandes traspasos por ellos. El gran señalado tras la salida del brasileño es Jules Koundé, sin embargo en el club hispalense aumenta la intranquilidad porque más allá de los intereses de los equipos de la Premier League todavía no se ha traducido en una oferta en firme.

De nuevo el Chelsea de Thomas Tuchel parece el equipo más interesado y dispuesto a, esta vez sí, llevarse a Koundé a Londres. Por el momento el Chelsea no se ha lanzado a por el francés, pero sigue en el radar para cuando decidan firmar a un nuevo central. Pero el tiempo pasa y el Sevilla todavía no ha vendido a Koundé, fundamental para poder reforzarse para el próximo año, pues el club del Sánchez Pizjuán pide 65 millones de euros por el traspaso.

El mercado del Sevilla está bloqueado

Esto está provocando que otras llegadas estén bloqueadas, como por ejemplo la de un mediocentro. Monchi tiene el radar a Arambarri. El uruguayo está destinado a salir este verano del Coliseum tras varios años en la rampa de salida. Aunque esta vez el Getafe no necesita vender por necesidad las cantidades que piden obligan al Sevilla a vender antes. Misma situación para Isco. El malagueño siempre ha sido relacionado como petición expresa de Julen Lopetegui, pero su ficha sería una complicación más a la hora de cuadrar el 'Fair Play financiero', pese a ser un agente libre.

Mientras tanto Monchi continúa su particular casting para rearmar la defensa. Marcao parece que será el primer central, pero el Sevilla tiene puestos sus ojos en una larga lista de defensores que en este caso cubrirían la salida de Kounde. Dicho lo cual todo está parado por falta de ventas.