Rubén Neves pudo abandonar el Wolverhampton el pasado mercado estival en dirección Liverpool o Chelsea dadas sus buenas actuaciones en el conjunto inglés. Ambos clubes apretaron por el mediocentro defensivo para hacerse con sus servicios, aunque finalmente ninguna de las dos operaciones fructificó y permaneció en la disciplina de los Wolves. La poca predisposición del jugador a negocia fue lo que provocó que el jugador no abandonara su equipo.

Tal informa el periódico Sport, ahora es el FC Barcelona el que podría llevar a cabo el traspaso el próximo verano de 2023. Al parecer, la opción de recalar en el Camp Nou es la que más seducía al jugador, pero por falta de fondos, el club no podía hacer frente a las exigencias de los Lobos, por lo que el portugués decidió permanecer en la entidad inglesa y esperar al Barça un año para poder desbloquear la situación.

Con tan solo 25 años de edad, cuenta con una gran experiencia en el panorama internacional. Titular indiscutible con su equipo al igual que en el combinado nacional portugués. Su fichaje es trascendental para la entidad blaugrana, ya que con la más que probable salida de Sergio Busquets a final de temporada, el club debe buscar un sustituto natural que asegure el relevo con buenos números.