Take Kubo será uno de los grandes futbolistas a los que se enfrentará la selección española en Catar. Al margen de una Alemania plagada de estrellas o del siempre duro Keylor Navas en Costa Rica, el atacante de la Real Sociedad será una de las principales amenazas en el último partido contra Japón.

El nipón vive una buena temporada en el cuadro donostiarra, que le fichó en propiedad el pasado verano tras encadenar varias cesiones cuando pertenecía al Real Madrid. Ha encontrado estabilidad y por eso no contempla volver al Santiago Bernabéu, a pesar de que el club blanco aún conserva el 50% de sus derechos.

"Soy jugador de la Real Sociedad y no pienso en otra cosa"

Take Kubo es muy claro. "Ahora mismo soy jugador de la Real Sociedad y no pienso en otra cosa", afirmó para Marca en la previa del Alemania - Japón, su estreno en Catar. Y es que todo va sobre ruedas en San Sebastián y esto le ha permitido recibir la llamada de su selección: "El entrenador me cuida muy bien, los compañeros también. Si no fuera por la Real, tenía el tíquet para el Mundial medio perdido. Ahora tengo la suerte de estar convocado entre los 26 y le doy las gracias a la familia de la Real. No pienso en otra cosa".

El debut no será sencillo para el combinado asiático, pues en un grupo con dos campeonas del mundo es obligado superar a Alemania o a España, además de a Costa Rica, para llegar a octavos. Kubo, por su parte, se enfrentará a dos buenos amigos a los que conoció en la cantera del Barça: Eric García y Ansu Fati.