La llegada de Marcos Alonso al FC Barcelona parecía traer consigo la marcha de Jordi Alba, ya que ambos ocupan el rol de lateral izquierdo veterano que debía rotar con Balde. Los problemas en el centro de la zaga le llevaron a Xavi a colocar al excarrilero del Chelsea como central de emergencia, llegando a superar en la rotación incluso a Eric García, un zaguero puro.

Marcos Alonso llegó con Bellerín para cubrir las bandas, firmando por un año. El diestro no ha rendido como se esperaba y abandonará el club cuando termine contrato el 30 de junio. Por contra, el defensa zurdo ha encajado muy bien en los planes del técnico y cuentan con él para la próxima temporada, por lo que el club planea presentarle próximamente una oferta de renovación.

Hay que recordar que el jugador se rebajó la ficha para recalar en el Camp Nou, por lo que querría que le garantizaran un contrato de dos campañas más. Es probable que la continuidad o no de jugadores como Busquets y sobre todo Jordi Alba será la clave para operaciones como la suya.