Laporta prepara otra palanca del Barcelona para poder fichar este verano

Son muchas las palancas ejecutadas con las que se ha hipotecado una buena cantidad de ingresos de las próximas décadas a cambio de manga ancha ahora

Laporta y Hansi Flick, a su llegada a Colonia para asistir a la final de la Champions de balonmano.

Laporta y Hansi Flick, a su llegada a Colonia para asistir a la final de la Champions de balonmano. / @FCBARCELONA

L. Miguelsanz

No se sabe quién heredará el Barça en el futuro, pero lo cierto es que mucho tendrán que cambiar las cosas para que no vuelva a ser una ruina. Son muchas las palancas ejecutadas con las que se ha hipotecado una buena cantidad de ingresos de las próximas décadas a cambio de manga ancha ahora. Pero todavía hay otra más pendiente con la que se pretende disponer de la regla 1-1 antes de llegar a julio. Es decir, poder invertir en fichajes todo lo que se ingrese... e inscribirlos.

Según publica Sport, el club está a punto de cerrar la venta del porcentaje que el fondo Líbero dejó de pagar por Barça Vision por lo que se recuperará la normalidad en este mercado de fichajes. La operación estaría ya prácticamente cerrada a través de un socio europeo que aportará 40 millones de euros y solventará un problema que ha penalizado mucho deportivamente en los últimos meses. La operación tendrá que aprobarla LaLiga, que ya ha visto cómo otras anteriores generaron impagos millonarios.

El club blaugrana espera anunciar el cierre de esta operación la última semana de junio aunque se tiene la seguridad que esta vez no se fallará. En estos últimos meses, el Barça ha escuchado a numerosas empresas y fondos que estaban interesados en entrar en Barça Visión y, finalmente, se ha decidido apostar por una empresa europea solvente como socio definitivo. El club blaugrana tendrá tiempo ahora para completar la operación con la llegada de nuevos socios que acaben de cubrir todo el capital.

Servirá también para inscribir jugadores propios

La importancia de esta operación en el ámbito deportivo es máxima, ya que el Barça necesitaba solventar este tema para poder fichar este verano con cierta normalidad. Entrar en la regla 1-1 posibilitará seguramente la inscripción de la mayoría de futbolistas de la plantilla y se podrá invertir el ahorro generado en salarios y los ingresos en las ventas que se produzcan en las próximas semanas. La dirección deportiva deberá planificar ahora, aunque queda claro que se deberá traspasar algún futbolista para invertir en fichajes. Y la prioridad del área deportiva y el cuerpo técnico es mantener a los teóricos titulares e intentar la llegada de, al menos, un pivote y un extremo por banda izquierda.

El nuevo entrenador del Barça, Hansi Flick, ha llegado esta semana a Barcelona para analizar el nuevo escenario. El club podrá actuar con más desahogo, pero habrá que ver ahora el margen salarial que aprobará LaLiga y que el club conocerá en los próximos días. La prioridad absoluta es poder inscribir a los jugadores que han renovado y renovarán, ya que se consideran estratégicos y también solventar los casos que quedaban en el aire como el de Íñigo Martínez, que solo pudo ser inscrito un año, o el de Vitor Roque, al que solo se le inscribió por seis meses. Con el brasileño aún no se ha decidido lo que se hará aunque ya pasa a ser un asunto meramente deportivo.

Nico Williams

Nico Williams / EFE

En el Barça respiran porque con esta operación de Barça Visión cierran un círculo importante con las palancas, pero también se deja claro que no habrá grandes inversiones en materia de fichajes. La idea es seleccionar bien las ventas -saldrán algunos centrales ante el overbooking que hay en esa posición- y eso debería permitir la llegada de algunos futbolistas. El club blaugrana sí que podría ahora plantearse también ventas selectivas en según que posiciones para afrontar fichajes estratégicos. Toda esta hoja de ruta es la que están pactando ahora Hansi Flick y Deco. Los dos tienen clarísimo que la actual plantilla puede dar mucho más de s, pero que sería necesario también algún retoque aunque no hay prisa.