Aunque no fue un gran GP en cuanto a rendimiento en carrera para Alpine, las últimas dos vueltas de la carrera en Bakú en las que Fernando Alonso quedó sexto dejaron un buen sabor de bocas tras un domingo en el que el asturiano estuvo lejos de los puntos por titmo y Ocón tuvo que abandonar por problemas de motor.

«Tenemos que pensar en muchas carreras de dos vueltas, ya sabes, 25 carreras de dos vueltas porque fue divertido. La gente estaba siendo muy agresiva en esas dos vueltas porque no tenías que cuidar los neumáticos ni nada, así que fue divertido”, explica Alonso precisamente sobre esa carrera exprés tras la bandera roja por el accidente de Verstappen.

«Creo que el fin de semana fue muy sólido para nosotros. El 10º, que era nuestro puesto en la carrera, era una recompensa muy pequeña por lo que hemos hecho, así que estoy contento con el sexto puesto porque creo que el equipo se lo merecía», hace balance el asturiano de Alpone.

“En los circuitos urbanos, la preparación de los neumáticos ha estado ayudando de alguna manera a nuestros oponentes a mejorar su rendimiento. Han estado luchando por la pole, pero no creemos que sea la mejora del coche: es sólo la forma en que utilizan los neumáticos en un circuito urbano. No hay más circuitos urbanos. Incluso Singapur se ha ido. Así que tal vez volvamos a un rendimiento más normal”, señala como la principal razón de la pérdida de rendimiento del A521 en Mónaco y Azerbaiyán con respecto a Portimao o Montmeló, por ejemplo.

«En Mónaco y en Bakú perdimos un poco de rendimiento. Fue peor en Mónaco mientras que en Bakú estábamos más cerca, pero tenemos que volver al estado de forma de Barcelona y Portimao. Tenemos esperanzas de volver a ese tipo de actuaciones en Francia», augura para el próximo GP.