Le han debido volver muchos recuerdos a la cabeza a Romain Grosjean este domingo. El piloto suizo tuvo que salir de su coche porque el motor de su coche durante una carrera en la Indy Car Series comenzó a arder.

Grosjean, que hace un año salió de entre las llamas en un accidente escalofriante en Bahrein, salió del monoplaza directo al muro para pedirle a los comisarios un extintor.