La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) ha claudicado a la presión que desde el pasado 13 de diciembre vienen ejerciendo Lewis Hamilton y Mercedes después de lo sucedido en el Gran Premio de Abu Dabi.

Tanto es así que, condicionada por la continuidad o no del británico en la Fórmula 1, la FIA ha decidido investigar lo ocurrido en esta última prueba del Mundial que proclamó nuevo campeón mundial a Max Verstappen.

Así, en un comunicado hecho público,la FIA ha comenzado el análisis detallado de los eventos del último Gran Premio de Fórmula 1 de Abu Dabi. El presidente de la FIA lanzó una consulta con todos los equipos de F1 sobre varios temas, incluido este. El 19 de enero se dedicará un punto del orden del día del Comité Asesor Deportivo al uso del Safety Car”.

“La siguiente etapa será una discusión compartida con todos los pilotos de F1. El resultado del análisis detallado se presentará a la Comisión de F1 en febrero y las decisiones finales se anunciarán en el Consejo Mundial de Deportes del Motor en Baréin el 18 de marzo», prosigue el comunicado.

El futuro de Lewis Hamilton sigue en el aire

En Inglaterra, la ‘BBC’ publicó el martes que Lewis Hamilton no tiene ni mucho menos decidida su continuidad en la Fórmula 1 tras lo ocurrido en Abu Dabi. En este sentido, el medio británico dejó caer que Mercedes habría pedido la cabeza de Michael Masi, director de carrera, o Nikolas Tombazis, responsable técnico de monoplaza.

Algo que cuadra con un último punto del comunicado de la Federación Internacional de Automovilismo en el que se añade que Mohammed Ben Sulayem «ha pedido al secretario general de Deportes y al recientemente nombrado director de monoplazas, Peter Bayer, propuestas para revisar y optimizar la organización de la estructura de F1 de la FIA para la temporada 2022».¿Masi? ¿Tombazis?. Habrá que esperar para salir de dudas.