El mundo fan no es exclusivo del fútbol o del baloncesto, aunque son estos deportes mayoritarios los que suelen presentar acciones violentas entre sus aficionados. El mundo del deporte, como la sociedad, presenta momentos de enorme tensión que puede sacar lo mejor, pero también lo peor del ser humano. Sin ir más lejos Nicholas Latifi contrató a guardaespaldas por miedo a los ultras de Lewis Hamilton. Dada la gravedad del asunto, el propio piloto británico defendió públicamente al de Williams y pidió calma a sus fans.

El origen del problema radica en lo sucedido hace dos meses, cuando Latifi se convirtió en protagonista involuntario, pero decisivo, y decisivo del mano a mano por el último título entre Max Verstappen y Lewis Hamilton que se llevó finalmente el neerlandés. Su accidente a falta de cinco vueltas para el final del GP Abu Dabi provocó la entrada del coche de seguridad que finalmente ayudó a sentenciar el campeonato.

Latifi, piloto canadiense, ya había revelado que recibió amenazas de muerte tras el accidente que dio un vuelco al Gran Premio de Abu Dabi y ahora, como consecuencia, ha reconocido que llegó a recurrir a la seguridad privada: "A algunas personas les parecerá una tontería, pero no sabes lo en serio que puede ir la gente. Solo se hace falta un aficionado borracho en un aeropuerto, o que te encuentres con alguien que ha tenido un mal día, que este intoxicado o bajo la influencia de algo, y que tenga esas opiniones tan extremas. Puede que sea una persona entre un millón. Después de algunos días, volví a Londres tras la carrera y llevé algo de seguridad conmigo para ciertas actividades".

Semejanza con la selección de Inglaterra

"Parece gracioso o una tontería, pero nos tomamos las amenazas en serio porque realmente no sabes lo que puede pasar. Es una parte desafortunada del mundo en el que vivimos", lamentó el piloto en la presentación de su nuevo Williams. Sin duda, teniendo presente lo que les ocurrió a algunos futbolistas de la selección de Inglaterra recientemente: "Lo más reciente ocurrió en la Eurocopa de fútbol, con los tres jugadores ingleses (Marcus Rashford, Jadon Sancho y Bukayo Saka) que fallaron los penaltis y todas las consecuencias que tuvieron después".