La Fórmula 1 es una montaña rusa. Y si no que se lo digan a Alonso, Pérez o Hamilton. Pues los tres pilotos han vivido situaciones diferentes desde Bakú a Montreal. Pérez, de la Pole a un fin de semana para olvidar. Hamilton, de quejarse del coche y calificarlo de "malo" a subirse al podio. Y el asturiano, de ilusionar a todos sus seguidores con una gran clasificación a terminar desquiciado, investigado por la FIA y con un problema de motor que le llevó a la séptima posición en Canadá.

Tras la carrera Alonso lo ha explicado en los micrófonos de DAZN. "A partir de la vuelta 20 o así tuvimos un problema de motor en el sistema de energía. Se cortaba el KERS a mitad de las rectas, más o menos eran 0’8 o un segundo por vuelta y para entrar en el tren del DRS con Ocon o con Leclerc tenía que ir a tope en las curvas. Tuvimos la séptima posición al final de milagro con Bottas, pero este problema de fiabilidad justo hoy la verdad que duele bastante”, analizaba visiblemente molesto el asturiano.

“Ha sido una carrera bastante buena en cuanto a ritmo. Creo que hubiésemos podido luchar por el podio, estábamos delante de Hamilton más o menos de manera controlada”, añadía Alonso después de perder la oportunidad tras salir segundo en el GP de Canadá.

El asturiano también explicó la mala suerte que tuvo con el segundo periodo de Virtual Safety Car, que si aprovecharon sus rivales, Russell y Sainz en esa ocasión: "Justo cuando estaba ya para entrar en boxes acabó el virtual. La suerte no acompañó hoy, como es habitual"