El Gran Premio de Canadá de Fórmula 1 nos dejó muchos detalles para el análisis. Entre ellos, uno más que demuestra que la relación idílica entre Fernando Alonso y Esteban Ocon no lo es tanto. El ‘buen rollo’ de la pasada temporada ha pasado a un segundo plano pues ambos saben que se juegan mucho en cada carrera y quieren demostrar que uno es mejor que el otro.

En Montreal, de hecho, volvimos a vivir otro episodio de tensión entre ambos cuando el ovetense salía de boxes tras cambiar neumáticos. El infortunio, uno de tantos para Fernando Alonso en Canadá, le hizo tener a Ocon por delante y a Charles Leclerc por detrás. Es decir, se quedó en un callejón sin salida.

Fue la ‘guinda’, el momento en el que Fernando Alonso perdió los papeles en la radio después de que todo lo fuese mal en la carrera. Alpine no permitió al asturiano adelantar a su compañero y Leclerc terminó sobrepasando a ambos con su Ferrari. «He sido 100 veces más rápido que él este fin de semana», terminó la comunicación por radio el asturiano con su ingeniero.

El asturiano pagó así su frustración tras tener muy mala suerte con los 'virtual safety-car' de la carrera. No obstante el propio piloto reconoció que al final del Gran Premio de Canadá le costó seguir el ritmo por un problema con el sistema de almacenamiento de energía.

Fernando Alonso se encontró en un callejón sin salida tras Ocon. AFP7 vía Europa Press

Problemas de fiabilidad

"A partir de la vuelta 20 o así tuvimos un problema de motor en el sistema de energía. Se cortaba el KERS a mitad de las rectas, más o menos eran 0’8 o un segundo por vuelta y para entrar en el tren del DRS con Ocon o con Leclerc tenía que ir a tope en las curvas. Tuvimos la séptima posición al final de milagro con Bottas, pero este problema de fiabilidad justo hoy la verdad que duele bastante”, comentó Fernando Alonso.

Y es que la felicidad de la jornada del sábado se acabó convirtiendo en tristeza tras una carrera donde Fernando Alonso acabó en la novena posición tras ser sancionado. En seco, el Alpine volvió a evidenciar que aún no ha dado el salto de calidad necesario para pelear por el podio. La frustración del piloto español al término de la prueba estaba más que justificada por todo lo acontecido en el circuito Gilles Villeneuve.