El Villarreal celebró este lunes la junta general ordinaria de accionistas en la ciudad deportiva en la que anunció un presupuesto de 138 millones de euros para el presente curso y unas pérdidas de 14 millones en la temporada pasada.

Con la asistencia del 98,83% del capital social del club, el Villarreal tuvo unas pérdidas de 14.205.293,40 millones en la temporada 20-21 debido a un descenso ingresos por la COVID, de abonados y patrocinadores.

Así la temporada 20-21 arrojó unos ingresos de 144,4 millones de euros frente a unos gastos de 162,1 millones, que derivaron en el saldo negativo.

El club castellonense aprobó también para la temporada 21-22 unos ingresos estimados de 138.7 millones de euros y unos gastos casi idénticos de 138.7 millones de euros, con unos beneficios previstos de 2.000 euros.

El presidente del Villarreal, Fernando Roig, destacó el buen año deportivo en la junta. "Hemos acabado un año siendo campeones de la Europa League, ha sido la culminación de un gran año. Y esta temporada estamos en un buen momento, ya que el equipo sigue vivo en todas las competiciones", dijo.

"Nos hubiera gustado ser más equilibrados en las cuentas, pero estamos en una buena situación, por lo que esperamos cumplir con el equilibrio este año. No nos preocupan los otros equipos, vamos con nuestro proyecto para seguir creciendo en las infraestructuras", añadió.

Roig también anunció que los abonados tendrán precios especiales para el partido ante el Juventus, de la Liga de Campeones, ya que no entraba en el abono, y se moverán desde 10 euros los fondos, pasando por los 30 de las gradas de preferencias hasta los 50 de la tribuna.

"Además, los que viajaron y no pudieron ver el partido de Bérgamo ante el Atalanta por el aplazamiento no pagarán dicha entrada", concluyó.