Nadie duda del amarillismo de Sálvame. O, más bien, de Telecinco en sí. Se trata de un programa originalmente del corazón y, por lo tanto, de entretenimiento para el personal. ¿Que la mitad de lo que dicen es mentira? No pasa nada. ¿Que destruyes la carrera o la vida de una persona? Tampoco pasa nada. Si la gente lo ve, los anunciantes se mantienen. Que dejan de verlo, se marcharán.

Ya ocurrió hace meses, tras los mensajes radicalizados de Jorge Javier Vázquez en contra de la mitad de su propia audiencia. Cargando de manera dictatorial contra quienes no le siguen la corriente al presentador estrella de la casa. Y, ahora que se ha metido más en política para apoyar la campaña del socialista Gabilondo en Madrid, más. Pero esto no va exclusivamente contra JJ.

Entramos en materia con la docuserie sobre Rociíto. Se trata de la mayor exposición de la vida de su familia en cuestión. Los abuelos, padres, hijos, nietos, abuelos, sobrinos. Todos salen en la historia guinizada de la protagonista. Verdad, verdad a medias o directamente mentira. Eso da lo mismo. ¿Que los jueces dicen lo contrario a ella en casi todos los aspectos presentados como verdad incuestionable? Y qué, eso a Telecinco no sólo no le importa, sino que lo acalla. No te muevas o no sales en la foto, parece decirle a sus colaboradores habituales con este tema.

Pero, ojo, la productora propone (o impone) y la cadena dispone. Otros programas con secciones relacionadas como 'Ana Rosa' o 'Ya es mediodía', no están bailando el agua de la misma manera a Rociíto y sus amigos. Periodistas desinteresados que poco tienen que ver con el corazón, especialistas en materia judicial, colaboradores de la mañana o policías, parecen poner muy en duda lo que realizan sus compañeros de cadena horas después.

Pues bien, Carla Corredera es la principal encargada de presentar la docuserie y, por ello, se ha llevado varios descalificativos de los espectadores. "Mientras esa gallegaza que cree ser juez esté en Sálvame, no lo pongo. Y como yo, mucha gente. Boicot a Sálvame". Además, en RRSS han sido tendencias contra la protagonista de la historia, acusándole de inventarse malos tratos o de ser mala madre (#RocíoYoNoTeCreo o #CogeleElTelefonoATuHija). Varias amigas de Rociíto han sido fichadas por la cadena para echar más leña al fuego. Fuego al que se arroja a Antonio David como si se tratara de una bruja en los tiempos más oscuros del inquisidor Torquemada. Casualmente, otra leyenda negra exagerada en cine y novelas. Hasta hace muy poco, era Antonio David el que criticaba a su ex públicamente, quizá también con muchas mentiras por medio, pero lo cierto es que ahora basta con enseñar un papelito que no dice la mitad de lo que dicen que dice, para sentenciar mediáticamente al excontertulio.

Todavía quedan muchos episodios de los mismos actores, pero que nadie dude de que otro de los escenarios en los que se expondrán otros diálogos, guionizados o no, será en los Juzgados. Donde, por cierto, Rociíto suele perder.