Sálvame, el popular programa de Telecinco fue cancelado hace varias semanas por la bajada de audiencia. Su presentador, Jorge Javier Vázquez, regresó de sus vacaciones el día 3 de septiembre para conducir el "Viernes Deluxe" e intentar solucionar una situación insostenible. Gran parte de los espectadores del programa, cansados de la acérrima defensa de los colaboradores a Rocío Carrasco, optaron finalmente por dejar de seguir el programa.

La cadena ha optado ahora por tomar otro rumbo e intentar salvar el programa recuperando la audiencia. La estrategia ahora es dar voz también a los defensores de Antonio David Flores. El inicio del cambio se produjo cuando un habitual del show, Kiko Matamoros, manifestó su intención de rescindir su contrato por la forma en la el programa manipulaba la realidad. "Hay una manipulación en ese sentido que interesa a determinados sectores donde no se cuenta la verdad de la este tipo de agresión. ¿Sabes que el 80% de las víctimas de la violencia vicaria lo son de sus madres?", declaró el tertuliano.

Los seguidores de Rocío Carrasco se indignaron por permitir que se produjera esa, según ellos, falta tan grave en un momento como el que vivimos. También decidieron utilizar las redes sociales para boicotear al programa.