Estela, una madre soltera de 35 años que trabaja de dependienta y vive en Manresa, ha sorprendido a la audiencia del programa de Cuatro, First Dates, con la reacción que tuvo en la cita que mantuvo con su acompañante, Nano.

Los dos mantuvieron durante toda la cena una conversación fluida, y hablaron de tatuajes y piercings. De hecho, Estela desveló su lado más rebelde, explicando que lleva varios tatuajes, pero que la primera vez que se tatuó fue porque sus padres le dijeron: "Como te tatúes, te echamos de casa".

Nano fue entonces cuando le preguntó si le gustaba la tinta, a lo que Estela respondió: "No, me gusta llevar la contraría". Esto, lejos de molestar a Nano, parece que incluso le gustó.

Finalmente, Estela preguntó a Nano si llevaba piercings y él dijo literalmente que "en sitios no visibles". Esto trastocó tanto a la concursante que, cuando llegó al confesionario, reconoció que no podía parar de pensarlo: "¿Tú sabes lo que yo tenía en la cabeza? Pues su prepucio todo el rato". Sin embargo, la de Manresa no descubrirá el piercing de Nano porque finalmente ella ha descartado la opción de seguir conociéndole.