'El Hormiguero' abría sus puertas para recibir a Blanca Suárez (32) y Óscar Casas que estrenan serie nueva en Netflix: 'Jaguar'. "Es una historia que transcurre a principios de los años sesenta del pasado siglo en España. Muchos dirigentes nazis se refugiaron en distintos países. Uno de ellos era éste. Hacían vida normal y nosotros somos supervivientes de campos de exterminio", explica la actriz sobre la trama de la serie. 

A Pablo Motos lo que realmente le interesaba eran todos los entresijos del rodaje y cómo era trabajar con gente de diferentes edades ya que Blanca y Óscar también compartieron set con Francesc Garrido. "Ha habido momentos maravillosos porque estaba Francesc, que era el madurito del grupo, y luego él (Casas), que era el 'millennial'. Tenemos material muy bueno en Tik Tok", contaba Blanca. 

Pero además, todos los actores de la serie se aficionaron a un deporte en sus horas libres y no te vas a imaginar cuál: la petanca. Al parecer, Adrian Lastra es un experto en la materia y les dio clases a todos durante los descansos. "Cuando acabábamos el rodaje nos íbamos a jugar a la petanca. Adrián (Lastra) nos daba clases y la verdad es que nos viciamos", contaba y añadía que Óscar Casas era el más competitivo: "Yo no me pico, pero él, muchísimo". 

Las manías ocultas dentro de un rodaje de Netflix

El presentador también quería saber cuáles eran las aficiones o manías raras de sus invitados y ellos no se cortaron nada a la hora de hablar de sus 'intimidades'. Blancas desvelaba que Óscar tiene unas tenacillas en su camerino siempre ya que es muy pero que muy presumido. "Es el más presumido de su casa, de España y del mundo", decía ella a lo que el actor respondía: "Tampoco es para tanto". 

Te puede interesar:

Blanca confesaba ser adicta a los sandwiches y que por esos siempre tiene que tener una sandwichera en su camerino. "Tenía mi propia sandwichera en el camerino, guardada en un baúl secreto", confirmaba. Pero todavía había más ya que Óscar decía que le gustaba pasar mucho tiempo sentado en la taza del váter. "Me he llegado a ver capítulos enteros de una serie sentado en la taza. Es que he hecho caca y me he quedado luego tanto tiempo que he vuelto a hacer", contaba.