Hay muchas formas de adelgazar pero andar es una de las que más seguidores tiene. Eso si, siempre por medio también de una alimentación equilibrada y la práctica habitual de ejercicio. Andar, en algunos casos tranquilamente para liberar su mente y, en otros, a un buen ritmo para mejorar la salud cardiovascular nos ayuda también a ir perdiendo progresivamente esos kilos de más tan incómodos.

Los beneficios de salir a caminar a la hora de adelgazar son muchos, pero andar no solo nos ayuda a perder peso. Caminar es excelente para reducir el estrés, mejorar la circulación y la movilidad y aumentar los niveles de energía. Y si decidimos hacerlo al aire libre, las ventajas de este deporte se pueden multiplicar, siendo muy beneficiosas para el organismo.

Andar para adelgazar

Caminar en intervalos

Está demostrado que el contacto con la naturaleza ayuda a superar diferentes problemas de salud mental como la depresión o la ansiedad. Diferentes estudios han revelado que el deporte al aire libre mejora el estado de ánimo y el simple hecho de estar en contacto con los árboles o de escuchar el sonido de las aves es muy positivo para el día a día de las personas.

Caminar en intervalos significa hacerlo alternando períodos de actividad leve con otros de actividad más intensa.

Andar es un ejercicio muy completo

Plan de entrenamiento de un mes

Caminar también es una gran opción para quienes están tratando de adelgazar ya que el entrenamiento en intervalos es uno de los más indicados para perder grasa. En un plan de 31 días, el entrenamiento se divide en tres categorías: unos días se hará el entrenamiento A, más leve y dirigido a quienes se inician en este deporte; otros días se llevará a cabo el entrenamiento B, algo más duro; y, además, se establecen varios días de descanso. Los dos entrenamientos no duran más de 20 ó 25 minutos, por lo que cualquier persona podría hacerlos en cualquier momento del día en el que tenga un hueco libre. El objetivo es pasar un buen rato al aire libre para tener ganas de más y, al mismo tiempo, hacer el deporte necesario para llevar a cabo nuestro proceso de adelgazamiento, que habrá que completar con una alimentación sana y equilibrada.

Entrenamiento A. Los días que tengamos que hacer este tipo de entrenamientos seguiremos este guion: 3 minutos de calentamiento a ritmo normal; 1 minuto de caminata rápida seguido de 2 minutos de caminata normal; después, alternaremos 12 minutos de caminata rápida y normal para terminar con otros tres minutos de caminata normal para relajar los músculos. 

Entrenamiento B. Estos días hay que comenzar con 3 minutos de calentamiento a ritmo normal, seguidos de 1 minuto de caminata rápida y otro de caminata normal; después se alternan 10 minutos de caminata rápida y normal de uno en uno, pero tras descansar solo 30 segundos, se alternan otros seis minutos en los que se hace 1 minutos de caminata rápida y solo 30 segundos de caminata normal; finalmente tres minutos de caminata normal para relajar los músculos.

Te puede interesar:

Los 31 días de este plan se dividen de la siguiente manera: el entrenamiento A se hará los días 1, 3, 5, 6, 10, 14, 19 y 25; el entrenamiento B se reserva para los días 8, 11, 13, 15, 18, 21, 22, 23, 26, 27, 29, 30 y 31; y, por último, se establecen nueve días de descanso, que serán los días 2, 4, 7, 9, 12, 16, 20, 24 y 28.