El exportero del Valencia, Cañizares, y Mayte García anunciaron el pasado verano su divorcio a través de sus perfiles de Instagram. Llevaban una casados trece años y la noticia sorprendió a todo su entorno por la fortaleza que unía a ambos después de pasar momentos traumático como la muerte de su hijo Santi.

Pasados ya unos meses, Mayte García ofreció una entrevista para la revista ¡Hola!, en la que ha tratado su separación con Cañizares o la muerte de su hijo pequeño en 2018. "Ningún divorcio es fácil y menos después de haber compartido tantos años juntos y tantas vivencias. Pero cada separación es diferente y, en nuestro caso, hemos sido muy humildes y hemos sabido cuidar la parte emocional, intentando no hacernos daño", afirmó la exmujer del exguardameta.

Te puede interesar:

¿Cuál fue el motivo del divorcio? En este sentido Mayte fue clara, "he aprendido que la felicidad son momentos. Y era precisamente yo la que no estaba siéndolo y estaba faltando a la promesa que le hice a mi hijo: ser feliz cada día. Necesitaba frenar y cuidarme emocionalmente".

"Creo que, cuando un matrimonio se separa, no hay un único culpable. En nuestro caso, siempre ha habido mucha comunicación, cariño y respeto. Pero cuando te pasan cosas irreparables, como es la pérdida de un hijo, evolucionas a pasos agigantados y priorizas cosas a las que antes no les dabas importancia. Y otras a las que les dabas mucha importancia y ahora son insignificantes. Cada uno estaba tomando caminos diferentes que nos hacían sentir más felices, pero como matrimonio estábamos cada vez más alejados. Y creo que eso hay que respetarlo. Ya hemos perdido mucho y hay que ser humildes y aceptar que, si ya no éramos el matrimonio idílico que habíamos conseguido ser, podríamos seguir siendo unos padres maravillosos para nuestras hijas y apoyarnos el uno en el otro, como siempre lo hemos hecho", sentenció Mayte García.