Tanto si estás preparando tu primer Maratón, como si has incrementado el ritmo en tus clases de CrossFit ya lo habrás notado: tus compañeros de entrenamiento ingieren todo tipo de suplementos pero, ¿es necesario tomar suplementos para aumentar el rendimiento deportivo? En principio no es obligatorio aunque si puede ser necesario para evitar las deficiencias. Es importante, en ese sentido, valorar cómo está nuestra alimentación para saber si necesitas más aporte de hierro o magnesio, por ejemplo.

Existen un tipo de suplementos, que no son minerales ni vitaminas, que se ofertan sin receta y están al alcance de cualquier fan del deporte. En principio, no se corre ningún riesgo por consumirlos… ¿pero realmente sirven para algo? ¿merece la pena gastarte el dinero en él o no? Si eres habitual en el gimnasio sabrás que la Whey Protein es el suplemento que toma todo el mundo. Está realizada con proteína de suero de leche y, en principio, contiene todos los aminoácidos que necesitamos para construir y reparar los tejidos musculares… exactamente igual que una pechuga de pollo o un yogur de soja, por otro lado. Está indicado para lograr más masa muscular o para las personas con muy poco tiempo para recuperarse, además de en deportistas vegetarianos.

En farmacias, parafarmacias e, incluso, supermercados, también podemos encontrar L-carnitina. Se trata de un derivado de aminoácidos que se encuentra de forma natural en pescados, carnes y lácteos. Además de popular, es uno de los suplementos que más está demostrado que… no tiene casi ningún efecto. No es un quemagrasas sino que únicamente aporta energía a la hora de hacer ejercicio.

Leucina, isoleucina y valina son los tres mosqueteros de los aminoácidos esenciales, aquellos que debemos obtener a través de nuestra comida porque nuestro organismo no es capaz de sintetizarlos por su cuenta. Se suele recurrir a este suplemento cuando se quiere construir masa muscular o si, por ejemplo, se sigue una dieta muy baja en calorías o entrenamos en ayudas. ¿Pero funciona? Pueden ser muy útiles para personas que se están preparando para una media o una maratón, por que es inevitable que pierdan masa muscular para evitar esa degradación. Su efecto es ese: evitar que pierdas masa muscular cuando te vas a exponer a un sobreesfuerzo.

Creatina, el suplemento top, y Beta-alanina, te da las décimas que necesitas

Es un compuesto que nuestro cuerpo no solo puede producir de forma natural, sino que además puede obtenerlo de la proteína animal y se ha convertido en recurso para los deportistas de deportes de de alta intensidad y de deportes de equipo que conllevan cambios de ritmos, sprints, movimientos explosivos… La ingesta de creatina puede aumentar las concentraciones de creatina muscular en un 10-30 % y esto se traduce en una mayor producción de energía y en el retraso de la fatiga muscular.

Por otra parte, la Beta-alanina es un aminoácido que nuestro cuerpo es capaz de producir de forma natural se almacena en los músculos y juega un papel muy importante a la hora de hacer ejercicio de alta intensidad. Entre los efectos de tener una buena reserva de Beta-alanina en los músculos se encuentra que mejora el rendimiento de los mismos durante el entrenamiento (en vez de 10 burpees conseguirás llegar a 15), reduce la fatiga (en vez de fatigarte en el minuto 5 podrás llegar hasta el 6) y ayuda a ganar masa muscular.