Sálvame es un programa histórico. Llegó a nuestras pantallas en marzo de 2009 y todavía sigue dando coletazos. Sorprendentemente, sigue siendo una fuente brutal de anunciantes, aunque en más de una ocasión han tenido que reducir de manera drástica el precio de su espacio tras serias amenazas de boicot por culpa de Jorge Javier Vázquez y su visión radical de la política. "Esto es un programa de rojos y maricones", llegó a decir, insultando también a gran parte de su audiencia, contertulios o invitados. Cosas de JJ, ya se sabe.

La cancelación de una sección de Sálvame se dio hace varias semanas y es que el share fue a menos y la dirección optó por cortar por lo sano. Se acabó eso de alargar los programas desde después de comer hasta la hora del telediario. Por el momento, 'Sálvame tomate' pasa a ser historia al ser cancelado, despidiéndose el líder de la telebasura a las 20 horas en lugar de a las 21. Su espacio lo ocupará una nueva serie turca con la que pretenden hacer competencia a las de Antena 3.

Motivos de la caída de Sálvame

La docuserie de Rocío Carrasco fue el principio del fin. En marzo de 2021 apareció, como si de una bomba atómica se tratara el programa protagonizado por la hija de Rocío Jurado. Todo un bombazo. Se emitió el primer capítulo acompañándolo del despido fulminante de Antonio David. Despido que, por cierto, fue considerado ilegal por la Justicia, obligando a Telecinco a pagarle un dineral. ¡Cómo no iban a hacer negocio de las desgracias ajenas estos de Sálvame!

Carlota Corredera señala a la pantalla

La audiencia del programa (y la que no es audiencia) se dividió en dos. Los que creyeron la versión de Rociíto y los que no. El pensamiento único se impuso en el programa, como también en Sálvame y especialmente Carlota Corredera se encargaba de ello. Amiga íntima de Rocío Carrasco, defendió su versión con uñas y dientes, llegando a expulsar del plató a todo aquel que osara poner en duda algún dato. La verdad era lo de menos. Que no había pruebas de ello, da igual. Que las hay, son incontestables. Que la Justicia no le da la razón, es culpa del machismo y patriarcado de las instituciones y lo llamaremos 'verdad judicial'. En fin, Sálvame se contagió de un ambiente radicalizado que no le gustó nada a la audiencia, cayendo en picado.

Poco a poco, programas como 'Ana Rosa' o 'Ya es mediodía' fueron mostrando la otra cara del asunto, permitiendo la libertad de expresión entre sus colaboradores. En Sálvame, sólo Kiko Matamoros alzaba la voz sin temor, aunque algún otro también iba poniendo en duda la versión oficial. Siempre que no estaba Carlota Corredera, se podía discutir algún tema.

Rocío Carrasco, desaparecida

La protagonista de la docuserie, con más serie que docu, fue enchufada en Sálvame como defensora de la audiencia, ese puesto que en su momento tuvo María Teresa Campos. Pues bien, ni dos días ha durado. Se ve que no es una imagen atractiva para la audiencia del programa, que no lo hace bien o simplemente que tanto trabajar le ha cansado. Y es que hay que estar fresca para poder estrenar la segunda temporada de la serie en la que aprovechará para azotar a su familia.

'Secret Story' y 'La última tentación'

Sabemos que Sálvame saca gran parte de sus temas de otros programas de la cadena. A falta de Supevivientes (cómo le escoció a un pequeño sector la victoria de Olga Moreno...), sólo quedan 'La última tentación' y Gran Hermano VIP. Perdón, 'Secret Story'. El primero no termina de encajar en Sálvame, quizá porque la audiencia es más juvenil que la del espacio presentado por Jorge Javier. El caso del segundo programa es que no está teniendo, ni mucho menos, el éxito que pretendían.

Salida de pesos pesados

Además de la expulsión de Antonio David y el fallecimiento de Mila Ximénez, otros históricos del programa se hicieron a un lado. Belén Esteban o Kiko Matamoros han llegado a abandonar el plató en numerosas ocasiones enfadadas por la línea del programa, como también otros menos habituales como Anabel Pantoja. El que sí ha dolido más de lo previsto es Kiko Hernández. Sea por el fallecimiento de su amiga Mila, por estrés o por la línea del programa, el histórico contertulio ha decidido abandonar Sálvame.