El cambio climático es una realidad. El aumento de la temperatura o la subida del nivel del mar son algunos ejemplos. Aun así, podemos hacerle frente a través de acciones diarias. Pequeños pasos como reducir, reciclar o reutilizar

¿Pero podemos hacer algo más? ¿Existe una solución a escala global capaz de poner freno al cambio climático? La respuesta es sí. La solución está ahí arriba y mucho más cerca de lo que crees: el sol. Porque, aunque esté a casi 9 billones y medio de kilómetros, su energía es limpia e infinita.

Este 2021 nos ha hecho ser más conscientes que nunca de que frenar el cambio climático es posible y está en nuestras manos. Y no somos los únicos que lo piensan. La tendencia es global. Y la solución está al alcance de todos.

¿Qué países se preocupan más por el cambio climático?

La energía solar fotovoltaica es la apuesta más importante para la sostenibilidad del planeta. Es inagotable, accesible, no emite gases de efecto invernadero y su rentabilidad es cada vez mayor, gracias a la producción masiva y a las nuevas regulaciones que buscan democratizar y extender esta opción energética por todo el planeta.

Medidas para frenar el cambio climático.

Australia ha conseguido casi 1 kW de energía solar per cápita tras su apuesta masiva por la instalación de placas solares. En tan solo un año, el país austral ha instalado paneles fotovoltaicos en más de 370.000 hogares y empresas y actualmente más del 31% de los hogares australianos tienen placas solares en su techo.

En Islandia, más del 80% de hogares se abastecen con energía renovable. Las condiciones geológicas de la isla proporcionan una gran cantidad de recursos geotérmicos e hidroeléctricos que permiten a sus habitantes aprovechar estas fuentes renovables propias para satisfacer las necesidades de consumo doméstico. Todo un ejemplo a seguir, el de un país que hasta comienzos de 1970 se abastecía fundamentalmente con combustibles fósiles. Hoy en día, sin embargo, las centrales hidroeléctricas y la geotermia abastecen la mayor parte de la demanda energética de Islandia.

Costa Rica tiene energía renovable garantizada para los próximos 15 años. La hidroeléctrica, la geotermia y la eólica son las principales energías presentes en la generación del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) del país caribeño. Costa Rica apenas depende de recursos fósiles y el autoabastecimiento a partir de fuentes propias, sumado a la diversidad de fuentes de energía y bajos costes de producción, permiten a los costarricenses tener garantizada una producción renovable hasta, como mínimo, 2035.

Suecia, Dinamarca y Noruega lideran el ranking sobre transición energética global. Este último en concreto es uno de los estados más sostenibles del mundo y exporta grandes cantidades de electricidad a territorios vecinos. Escandinavia cuenta con un exitoso modelo energético propio, basado en las energías limpias, la movilidad eléctrica y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Energía solara para frenar el cambio climático

España quiere liderar la revolución contra el cambio climático

Y a todo esto, ¿dónde queda España y qué hace para conseguir un mundo más verde? ¿Sabías que, a día de hoy, Bruselas, con poco más de 180.000 habitantes, tiene instaladas más placas solares que en toda España?

Nuestro país se sitúa en el noveno puesto del mundo en potencia renovable instalada, pero lo tenemos todo a favor para seguir subiendo posiciones en la lista. Un clima ideal con más de 1.700 horas de sol al año, terrenos, acceso a la red, tecnología…Y lo que es más importante, la solidaridad y el activismo de la gente.

Pero no queremos que las cosas las arreglen otros y hay mucho a nivel individual que podemos hacer para mejorar el planeta. Por ejemplo, unirnos a La Revolución de los Tejados e instalar placas solares en nuestro tejado desde el sofá de nuestra casa.

Además, ahora es posible hacerlo sin adelantar ni un solo euro gracias a las subvenciones Next Generation de la Unión Europea y los diferentes cambios legislativos que están aplicando las comunidades autónomas, por lo que convertir tu tejado en un tejado verde es mucho más fácil de lo que quizás habías imaginado. 

Holaluz, como compañía eléctrica ESG número 1 en el mundo, quiere hacer frente al cambio climático apostando por soluciones sostenibles a largo plazo como La Revolución de los Tejados. Es decir, convirtiendo el mayor número de tejados en energía 100% verde para el mayor número de personas en España.

¿Y cómo podemos producir más energía solar en España? Muy fácil, cambiando el modelo energético actual hacia un modelo que fomente la generación de energía de origen renovable. Así, cuanta más energía generemos gracias a las placas solares que tenemos en los tejados, menos dependeremos de otras energías y, por lo tanto, más barata y limpia será la que utilicemos. De este modo, y cumpliendo con los Objetivos 7 y 13 de Desarrollo Sostenible marcados por la ONU, será posible garantizar el acceso a una energía asequible, segura y sostenible y adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

Panel solar en una vivienda

Gracias a La Revolución de los Tejados cada día es más fácil sumarse a un nuevo modelo energético que busca que los consumidores sean parte del cambio real hacia una sociedad más sostenible y respetuosa con el entorno.

 Holaluz aspira a transformar en energía limpia los 10 millones de tejados que todavía siguen libres en España y conseguir que la producción de energía renovable en nuestro país alcance el 81%. ¿Cómo? A través de atención personalizada, total flexibilidad y buscando siempre el mayor impacto positivo para el planeta y sus clientes.

Tal y como nos han demostrado otros países, luchar contra el cambio climático es posible y nunca ha sido tan fácil como hacerlo con La Revolución De Los Tejados.  ¿Te imaginas que colocamos a España en lo más alto de la lista de países que luchan contra el cambio climático? Entra en la página web de Holaluz y descubre cómo.