Los alicantinos están de moda en la tele. Aunque esta semana Masterchef Celebrity le daba boleto a Arkano, el último de los tres aspirantes de la terreta en el concurso culinario de La 1 (le acompañaron el modisto de Bigastro Eduardo Navarrete y la actriz alicantina Vanesa Romero), ahora tenemos otro nutrido plantel de paisanos en la caja tonta. En este caso en Telecinco y concretamente en la cuarta temporada de "La Isla de las Tentaciones", que habría ahorrado costes de grabarse directamente en Tabarca...

Nada menos que dos de las cinco parejas de concursantes son de la provincia (una de Alicante y otra de Elche), pero es que además entre los llamados "tentadores" hay otro joven alicantinoSergio Beresaluze. Este último, de 25 años, estudió en Estados Unidos, fue futbolista y también azafato de vuelo. En la actualidad trabaja de empresario como mánager de una finca en Novelda. "Ahora, he venido aquí a enamorarme. ¿Alguna candidata?".

Sergio Beresaluze Martín de la Leona

La aparición de la pareja ilicitana no estaba prevista y fue un as en la manga que se guardaba el programa, que para este año ya anticipaba que habría sorpresas y novedades. De esta forma, se unieron a las respectivas villas masculina y femenina Álvaro y Rosario, dos jóvenes de la ciudad de las palmeras que llevan cuatro años de relación.

Álvaro y Rosario, la pareja ilicitana de "La Isla de las Tentaciones 4"

Álvaro es frutero de profesión y tiene 22 años, mientras que Rosario tiene 21 y estudia Diseño. Se conocieron por un amigo en común y "pronto empezaron una relación intensa y bonita". Sin embargo, un "bucle de infidelidades" acabó con su amor. Tras un año separados, ella le echaba de menos y él también. Un par de fotografías y unos mensajes en Whatsapp sirvieron para reavivar la llama de su romance.

Ahora, con su incursión en "La isla de las tentaciones" quieren demostrar que lo suyo va en serio a pesar de que sus familiares y amigos no ven con buenos ojos su reconciliación. Los cuernos dentro de la villa están garantizados en ambas direcciones.

Por si faltaba poco para el morbo, se da la circunstancia, casual habrá que creerse, por aquello de la escasa distancia entre Alicante y Elche, de que Rosario y Darío, el miembro masculino de la pareja alicantina, ya tuvieron en el pasado algún escarceo amoroso.

Con estos ojos de cordero degollado miró Darío a su novia en cuanto Sandra Barneda presentó a la nueva pareja de concursantes

No solo eso: ya en el primer programa, ambos admitieron esa historia, aunque la ilicitana dejó como mentiroso al alicantino al asegurar que después habían seguido manteniendo contacto aun estando con sus parejas, algo que él negó de forma tajante: "¡Qué va! Jamás".

Rosario mientras contaba que habían seguido hablando por las redes sociales

El novio de la de Elche dijo que lo sabía "porque ella me lo cuenta todo", pero la cara de Sandra, la novia de Darío, era un poema:

Ya a solas ante la cámara, el alicantino confesó que "sí que es verdad que tuvimos un poco de contacto" después de estar ya con Sandra, pero no cree que el tema sea "como para que ellas se pusieran así". Pues con estas mimbres se anticipa un buen cesto... Como ya afirmaba con contundencia la madre de la ilicitana, lío en el paraíso habrá "de un 100 por 100, 98". Incluso a ella le vaticina que caerá en la tentación "rodeada de tíos potentorros" porque "vas allí a pasarlo bien". Durante su paso por la villa, Rosario tuvo relaciones con dos tentadores, mientras que su novio, con una. Por otro lado, la alicantina Sandra Férriz terminó liándose con otro pretendiente, el que se mostró más pesado e insistente con ella. Si es que da la sensación de que a estas chicas basta con ronearles un poco para que se 'dejen llevar' sexualmente hablando. A ellos, a los que ponen cuernos (suelen ser menos que ellas en estas ediciones), basta con poco más que acercarse sugerentemente.

La cara de Sandra tras afirmar Rosario que Darío y ella siguieron teniendo contacto tras comenzar su relación

No es la primera vez que Mediaset encuentra un filón de los perfiles que busca entre los habitantes de la provincia. En la segunda edición del programa que pone a prueba la fidelidad de las parejas participaron Melodie y Cristian, famosos en Elche, tal y como ellos mismos se presentaron, por sus "traiciones". En esa misma temporada, en el grupo de solteros dispuestos a sacar brillo a la cornamenta de sus congéneres masculinos, y en este caso también paisanos, había nada menos que tres alicantinos: Dani, David y Beltrán.

En la tercera temporada, aunque de forma tangencial, también hubo cuota alicantina, si bien fue para "reventar" el desenlace, ya que una de las finalistas, Lola, publicó en las redes sociales una declaración de amor a Iván Rubio, jugador de fútbol del CF Benidorm.