Muchas veces habrás oído que ser feliz es una decisión. Es cierto que hay muchos factores externos que no podemos controlar, pero también hay otros que dependen de ti y te pueden ayudar a mejorar tu estado de ánimo.

La serotonina, también conocida como hormona de la felicidad, es un neurotransmisor que regula las emociones. Mantenerla en niveles altos no solo te ayudará a tener un buen estado de ánimo: también ayuda a controlar el apetito, la temperatura corporal, la libido y el sueño.

Cómo producir más serotonina

La mayor clave para incrementar los niveles de serotonina en tu cuerpo es reducir el estrés. Llevar un estilo de vida más calmado y relajarte de vez en cuando te ayudará a ser feliz. Practicar yoga, leer un buen libro o rodearte de naturaleza son algunos ejercicios que te servirán. Es conveniente huir, eso sí, de la cafeína y la teína.

Otra condición indispensable es llevar una vida saludable. Esto implica llevar una alimentación sana: reducir los ultraprocesados y el azúcar y consumir alimentos naturales y ricos en vitaminas, omega-3 y triptófano. Esto también te ayudará a tener un mayor control de tu apetito. Además, practicar deporte te ayudará a producir más serotonina.

Tomar el sol, aunque siempre con precaución y con protección, te nutrirá de vitamina D y también mejorará tu estado de ánimo. Por otro lado, debes dormir bien para dar descanso a tu cuerpo y tenerlo preparado para segregar más serotonina. El efecto se retroalimentará: la hormona de la felicidad también ayuda a controlar el sueño.