Es verano y hace calor. Es absolutamente normal. No nos debería coger desprevenidos, pero año tras año ocurre lo mismo. Cuando llegan las insoportables olas de calor buscamos técnicas y/o remedios caseros para mantener más fresquita nuestra vivienda. Cada cual como puede y de acuerdo a lo que tenga en casa.

La ola de calor que está sufriendo ahora mismo España es el último ejemplo. Más de uno seguramente pueda desesperarse si tiene justo delante un ventilador que solo echa aire caliente, no frío. Pero tenemos una solución.

Es perfecta, porque además es casera y barata. Tú mismo puedes (y vas a) fabricarte tu propio aire acondicionado y conseguir con cinco sencillos trucos que el ventilador pase a repartir por casa aire más frío.

El truco para hacer un ventilador casero de aire frío

Pues bien. Es muy sencillo. Podrás transformar tu ventilador en un aire acondicionado portatil que eche frío siguiendo unos pequeños y simples consejos. Necesitarás, eso sí, un par de botellas de cualquier refresco. Este es el procedimiento:

  1. Abre una superficie por el culo de la botella
  2. Realiza un par de agujeros por la boca de la botella para que ventile
  3. Introduce las botellas en la parte posterior del ventilador y sujétalas con unas bridas o un alambre
  4. Introduce un par de cubitos de hielo en las botellas
  5. Asegúrate que el tapón de las botellas, ambas, está cerrado

Las botellas harán que la temperatura baje alrededor del ventilador y así el aparato repartirá aire algo más frío a su alrededor.