La edición de First Dates de este lunes dejó una cita infructuosa entre Joel y Paula. Aunque ninguno de los dos se mostró a gusto con el otro, esta última tuvo cierta responsabilidad. El motivo fue que acusó de heterobásico a su compañero de cena y no le dio ninguna oportunidad. Además, ella misma se contradijo después.

Que la decisión iba a ser negativa se podía prever desde el principio. Joel destacó que le gusta mucho el gimnasio y Paula no necesitó escuchar nada más para calificarle de "heterobásico" en el primer confesionario. Aunque la joven intentó dar una oportunidad a su cita, el resto de la noche quedó marcado por esta primera impresión.

Polos opuestos

Lo cierto es que, además de una toma de contacto inicial desfavorable, Paula y Joel demostraron tener personalidades y gustos muy diferentes. Él es un amante de la fiesta, mientras que ella prefiere quedarse en casa viendo una película y comiendo helado. A pesar de todo Joel afirmó que eran muy parecidos y Paula estalló: "No tenemos nada que ver".

La enorme contradicción de Paula

Aunque el fracaso de la cita ya parecía irremediable, lo peor todavía estaba por llegar. El programa preguntó a los dos jóvenes qué disfraz les excitaría que llevara su pareja en una noche de pasión. Joel dijo que con uno de enfermera y Paula reafirmó su primera impresión en el confesionario: "Ha sido un básico de narices, le ha faltado hacer unga unga".

Sin embargo, Paula cayó en una gran contradicción al contestar a la misma pregunta con un disfraz de policía. "Siempre he tenido curiosidad por los uniformes y los policías", fue su excusa. Algo que tumbó por completo la excusa de que Joel era muy heterobásico, pues había entrado en los mismos tópicos.

El encontronazo definitivo

La tensión siguió predominando hasta el final. El programa les preguntó dónde pasarían una segunda cita juntos y Joel propuso ir "a un hotel bonito a hacer cositas", algo que nuevamente hizo enfurecer a Paula. Ella rápidamente frenó sus intenciones: "Me parece muy pronto para meterme en la cama con alguien, vas a tope tío".

A continuación llegó la decisión final y, tal y como era de prever, ambos dieron un no por respuesta.