Cada semana la compra semanal es más cara que la anterior. Todo está subiendo. Este es el motivo por el que Mercadona ha optado por tomar medidas para ayudar a sus clientes a abaratar el coste de la cesta de la compra. ¿Cómo? Pues el plan con el que trabaja el supermercado que dirige Juan Roig es apostar por los envases recargables, algo que puede beneficiar a los compradores.

El plan de Mercadona pasa sobre todo por la sección de Perfumería. La estrategía es una Economía Circular,  con recambios en sus productos para reducir plástico y sus residuos, además de hacer más económico el producto. Esta medida reduce los residuos de envase al apostar por sustituir el recambio una vez se ha agotado el contenido del producto, incentivando de esta manera la reutilización del recipiente original.

En concreto, el recambio del jabón de manos de Deliplus supone eliminar más de 90 toneladas de plástico al año, y la reutilización de los recipientes de las nuevas cremas faciales de Mercadona, elaborados principalmente con vidrio, supone evitar la producción de más de 277 toneladas de vidrio al año. Esta novedad se ha realizado en colaboración con los Proveedores Totaler RNB, Rofersam e Iberfrasa, y se enmarca dentro de la Estrategia 6.25 que lleva a cabo la compañía desde 2019, para conseguir en 2025 un triple objetivo: reducir un 25% de plástico en sus envases, que todos sean reciclables, y gestionar todos los residuos de este material.

Recambio de la crema de textura ligera de la marca deliplus de Mercadona

Asimismo, además de las ventajas a nivel medioambiental que supone optar por los recambios, la compañía consigue abaratar la compra de sus clientes. En el caso del recambio de las cremas faciales, supone gastar un 50% menos; y en el del jabón de manos, que contiene el doble de cantidad que en el envase original, un 23%.

El recambio gel manos de la marca deliplus de Mercadona

Acción social sostenible

Mercadona, dentro del compromiso de compartir con la sociedad parte de cuanto recibe de ella, desarrolla su Plan de Responsabilidad Social, que atiende el componente social y ético a través de distintas líneas sostenibles de actuación que refuerzan su apuesta por el crecimiento compartido. Como parte de esta política, Mercadona colabora con más de 350 comedores sociales, 60 bancos de alimentos y otras entidades sociales de España y Portugal a los que dona diariamente alimentos, y participa en las campañas de recogida de alimentos que dichas entidades organizan. De hecho, en 2021, la compañía donó a todas estas entidades y organizaciones un total de 20.600 toneladas de alimentos, un 21% más que en 2020.

Igualmente, Mercadona colabora intensamente con 32 fundaciones y centros ocupacionales en la decoración de sus tiendas con murales de trencadís, elaborados por más de 1.000 personas con distintos grados de discapacidad.

La estrategia de Mercadona

Otra línea estratégica del Plan de Responsabilidad Social de Mercadona es la sostenibilidad medioambiental. Para ello, Mercadona cuenta con un Sistema de Gestión Ambiental propio, basado en los principios de la Economía Circular y enfocado a la optimización logística, la eficiencia energética, la gestión de residuos, la producción sostenible y la reducción de plástico. Mercadona es socia desde el año 2011 del Pacto Mundial de Naciones Unidas para la defensa de los valores fundamentales en materia de Derechos Humanos, Normas Laborales, Medio Ambiente y Lucha contra la Corrupción.