En los últimos meses seguro que has notado que los precios han subido excesivamente. En efecto, desde que estalló la guerra entre Rusia y Ucrania todos los productos y los suministros se han encarecido. Y esto es algo que ha sucedido día a día. Entre el conflicto bélico y la preocupante inflación, la OCU estima que los usuarios están pagando el triple respecto a hace un año por la misma cesta de la compra.

Por ello es habitual que los consumidores opten por buscar maneras de ahorrar, por poco que sea. Es cuestión de reducir los gastos para ahorrar un poco más y así llegar con más facilidades a final de mes. La OCU, Organización de Consumidores y Usuarios, ha establecido un truco con el podrás ahorrar hasta un 50% en tu compra, sea el supermercado que sea el que frecuentes.

El truco que ha facilitado esta organización es sencillo: consumir o comprar productos cuya fecha de caducidad sea cercana. Esto se debe a que la gran mayoría de los supermercados disponen de ellos y los venden a un precio inferior. Básicamente así garantizan poder venderlos antes de que se hagan malos y tengan que desecharlos. Estos productos, siempre y cuando se respete la fecha marcada, podrán consumirse sin ningún tipo de riesgo para la salud. Así lo avala, además de la OCU, el Ministerio de Sanidad.

¿Cómo encontrar los productos más baratos del supermercado?

La realidad es, como ya se ha comentado, que facilidad podrás encontrar en cada uno de los supermercados que frecuentes -siempre es recomendable hacer un seguimiento y evolución de los precios y comparar entre establecimientos, podrás encontrar productos a punto de caducar a precios mucho más asequibles.

Destacan siempre las frutas y las verduras, pero también productos lácteos y cárnicos, entre otros. Localizarlos será simple: la gran mayoría de los supermercados tendrá o bien una sección dedicada solo a ellos o los remarcará con una etiqueta distintiva, fácil de reconocer.

El truco con alimentos que están cerca de caducar

No te preocupes si el alimento que compras está cerca de caducar y no te da tiempo a consumirlo: si los congelas podrás hacerlos durar mucho más. No todos, eso sí. Los productos frescos como las frutas y las verduras no. Tampoco los yogures, pero sí la carne y el pescado. Cuando lleguemos a casa, solo tendremos que meterlos en bolsas de congelación y así podremos extender su tiempo de consumo hasta tres meses más.