Pagar la última cuota de la hipoteca puede ser uno de los momentos más felices de tu vida. Aunque parece que es algo que nunca va a llegar, finalmente llega y es imprescindible conocer los pasos que deben seguirse para que la vivienda queda libre de cargas. ¿Qué es una cancelación hipotecaria y cómo debe realizarse?

El trámite que hay que hacer para que el préstamo hipotecario quede cancelado en el Registro de la Propiedad se llama cancelación hipotecaria. No es un trámite obligatorio, si no se hace, la hipoteca seguirá apareciendo inscrita en el Registro de la Propiedad. Sin embargo, sí será obligatorio si se quiere vender ese inmueble o solicitar otro préstamo. Al no realizar esta cancelación, la vivienda seguirá teniendo cargas hipotecarias durante 20 años, sin importar que estén pagadas todas las cuotas. Después de este período, el Registro eliminará las cargas de manera automática y sin aplicar ningún coste.

Pasos a seguir para hacer la cancelación hipotecaria

El trámite lo puede hacer a través de la entidad financiera donde tiene firmada la hipoteca, aunque le cobrarán gastos de gestión, o uno mismo. Si finalmente optas por hacer tú mismo los trámites hay que pedir una serie de documentos: Por un lado el certificado de saldo de deuda cero, que debe solicitarse en su banco y es el documento que certifica que la hipoteca está liquidada. No tienen ningún coste, pero la entidad sí puede cobrar una comisión si realiza todos los trámites de la cancelación. Y también ir al notario para que haga la escritura de cancelación de la hipoteca. Esta debe ser firmada por un apoderado de la entidad financiera, y el banco tampoco puede cobrar nada por el desplazamiento de este a la notaría. El coste de la escritura varía en función del importe de la hipoteca, el mínimo es de 90 euros y el máximo dependerá del total de la hipoteca.

No debes olvidarte de rellenar el modelo 600 de la Agencia Tributaria. Para realizar este paso, debe ir a la Agencia Tributaria a liquidar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. También es importante registrar la escritura en el Registro de la Propiedad: hay que acudir con la escritura y el justificante del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados para hacer el levantamiento de la hipoteca. Los aranceles registrales tienen un importe mínimo de 24 euros , pero dependen también del importe de la hipoteca. .

Una vez hayan pasado unos días es recomendable que se pida una nota simple en el Registro de la Propiedad para comprobar que, efectivamente, el inmueble está libre de cargas.