Con la drástica irrupción del frío en Valencia, la lluvia y la humedad típica de otoño, más que nunca apetecen incluir las sopas en nuestros menús diarios. Y es que no hay nada más reconfortante que una rica sopa cuando el frío hace de las suyas, por eso tenemos una propuesta de recetas de 10 sopas para entrar en calor en invierno. Hay mucha vida más allá de la sopa típica de fideos.

La sopa es un alimento que no debería faltar en nuestra dieta, estemos en la estación que estemos, la sopa se puede adecuar a las circunstancias, ya que tanto en frío como en caliente podemos encontrar recetas de sopas que harán las delicias de toda la familia. Eso sí, es cierto que con la llegada del frío es cuando más apetecen.

El principal ingrediente de cualquier sopa es el agua, esto hace que tanto las sopas como los caldos sean alimentos que nos ayudan a mantener una correcta hidratación. Otra cualidad de las sopas es que además son bajas en calorías, por lo que están dentro de cualquier tipo de dieta adecuándola a las necesidades personales de cada uno.

Para la elaboración de una rica sopa se pueden utilizar ingredientes muy variados lo que hace que sea un alimento muy versátil y del cual es difícil aburrirse. Aquí te proponemos doce recetas diferentes.

1.Sopa picante

Un plato de origen oriental que hará las delicias de los más exigentes. Está cocinado con una base de verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante todo el año, y se suele servir a los comensales como primer plato.

Para empezar hay que cortar los brotes de bambú en tiras o al gusto de los comensales. Cortamos también el tofu y la carne también en trozos pequeños. En una olla ponemos las setas limpias, el bambú y la carne. Le añadimos el caldo y la salsa de soja. Salamos al gusto. Y ponemos al fuego hasta que hierva. Cuando llegue a ebullición agregamos el tofu y el vinagre. Le incorporamos la harina diluida en dos cucharadas de agua. Agregamos los fideos y dejamos dos minutos. Es el turno de darle el toque picante al planto. Picamos la guindilla y la añadimos a la olla. Batimos el huevo y lo incorporamos sin dejar de remover. Retiramos el fuego.

2.Sopa de espinacas y fideos

Fácil y económica manera de comer espinacas en invierno con una sopa calentita y sabrosa. Este plato, está cocinado con una base de sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina tradicional. Lavamos muy bien las espinacas, con abúndate agua fría, y las picamos. Picamos también la cebolla y la sofreímos en una cazuela con la mantequilla durante 5 minutos. Añadimos las espinacas al sofrito, rehogamos un par de minutos y cubrimos con el caldo. Dejamos cocer, a fuego medio, durante 30 minutos. Pasado ese tiempo, retiramos del fuego y pasamos la sopa por la batidora. Volvemos a poner al fuego y añadimos los fideos. Continuamos la cocción, a fuego medio, hasta que los fideos estén casi hechos. En ese momento, incorporamos la leche, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta. Mantenemos la sopa al fuego hasta que los fideos estén tiernos.

3.Sopa de pollo y nueces

No necesitarás mucho tiempo para poder sacar esta receta de sopa deliciosa y con la que sorprenderás a tus invitados. Comenzamos sofriendo con aceite de oliva la cebolla y el ajo pelados y picados. Cuando comiencen a ponerse blandos añadimos el pollo. Salpimentar al gusto y añadir un poco de comino. Agregar también perejil picado y cilantro. Cuando se dore el pollo, vertemos el caldo caliente de manera que cubra toda la carne. Dejamos al fuego unos 15 minutos. Mientras, en una sartén doramos un poco las nueces. Cuando al caldo le queden sólo unos minutos añade las nueces. Remueve y retira del fuego. Ya está preparado este exquisito plato. También puedes elaborar el clásico caldo de pollo reconstituyente y perfecto para los días de invierno.

Sopa de pollo y nueces

4.Sopa de letras

¿A quién no le gustaba de pequeño tomar sopa de letras? No hace falta ser un niño para disfrutar de esta receta. En una olla, salteamos con aceite de oliva la cebolla pelada y partida, el apio picado y los dientes de ajo pelados y picados muy finos. Agregamos el caldo de pollo, la pasta y el perejil picado. Dejamos que hierva y mantenemos a fuego medio unos 15 minutos. Añadimos la zanahoria pelada y partida. Dejamos otros 10 minutos. Si añades un chorreón de tomate frito mientras se cuece la pasta. Estará más sabrosa.

5.Sopa de picadillo, huevo y jamón

Una de las clásicas para usar la cuchara en invierno. Sabrosa, barata y baja en calorías. Puedes añadir a la sopa más verduras como, por ejemplo, zanahoria. En una olla colocamos el hueso de jamón blanco, el pollo, el puerro y el apio y los taquitos de jamón. Cubrimos todos los ingredientes con abundante agua. Ponemos a fuego medio hasta que llegue a ebullición. Cuando hierva tapamos y bajamos el fuego. Mientras se hace la sopa, ponemos a cocer los huevos en un cazo con agua. Cuando estén duros, retiramos y pelamos. Cortamos el pan en cuadrados pequeños. Servimos la sopa y añadimos el huevo picado y el pan.

6.Sopa de pescado blanco

Prueba esta sopa calentita de pescado que es fácil y también perfecta para mantener la línea. Sencilla, rápida, ligera,... qué más se le puede pedir a una sopa de pescado. En una olla ponemos todos los ingredientes para elaborar la sopa de pescado en crudo, previamente lavados y pelados, pero sin trocear. Añadimos sal, un chorreón de aceite y el agua (que debe cubrirlos). Cocemos a fuego lento durante una hora. Pasado este tiempo extraemos el pescado y las hortalizas. Pasamos por la batidora el perejil, la cebolla, el tomate y los dientes de ajo; picamos el pescado, las zanahorias y la patata. Una vez hecho esto, volvemos a introducirlo todo en la olla. Dejamos cocer diez minutos más y servimos.

Sopa de pescado

7.Sopa de cuarto de hora

Se hace con ingredientes que seguro que encuentras ahora mismo en la despensa. Para salir de un apuro es perfecta. Deja reposar la sopa unos minutos antes de servirla para que tome bien todos los sabores. En una cazuela freímos el pan previamente troceado. En el mismo aceite ponemos a freír la cebolla y los ajos picados. Cuando pochen agregamos el tomate pelado y muy picado. Rehogamos durante unos minutos y añadimos el agua, la sal y el perejil picado. Dejamos cocer a fuego lento durante un cuarto de hora. Agregamos los huevos batidos y el pan, apartamos del fuego y servimos.

8.Sopa de verduras con almendras

Además de cocinarse con poco presupuesto y ser muy fácil, es una perfecta receta para alguien que esté a dieta. Para una sopa más suave, retira los ingredientes sólidos después de la cocción, pásalos por la batidora, después por un chino, y añádelos de nuevo a la olla. En una olla ponemos a calentar el agua con el hueso de jamón, la carne, el tomate y la sal. Dejamos cocer durante una hora y media. Pasado este tiempo, retiramos la carne, que reservamos, incorporamos las verduras troceadas y dejamos cocer a fuego lento durante veinte minutos más. Picamos la carne y la agregamos a la olla. Finalmente agregamos los huevos duros picados y las almendras trituradas previamente en el mortero. Dejamos cocer la sopa de verduras con almendras dos minutos más y servimos.

9.Sopa de cebolla

No solo es fácil, también es muy económica y sabrosa. Una buena guarnición para esta sopa puede ser un huevo cocido muy picadito. En una cacerola echamos un chorreón de aceite y la ponemos en el fuego para que vaya calentando. Una vez caliente, añadimos la cebolla pelada y cortada en finas capas. Removemos hasta que la cebolla quede transparente, esto es, sin llegar a dorar. Incorporamos a la cacerola el agua que calculemos para nuestros platos de sopa. Sazonamos y dejamos cocer unos minutos. Tras este tiempo, echamos las rebanadas de pan tostado y dejamos cocer unos cinco minutos más.

10.Sopa de calabaza

Perfecta para los días de frío que están por llegar, una suave sopa de calabaza que puedes decorar con un chorrito de nata líquida, perejil y unas gotas de aceite de oliva. Ponemos la mantequilla en una cacerola y, cuando se derrita, rehogamos la cebolla picada durante 5 minutos. Añadimos la calabaza y la patata cortadas en dados. Rehogamos 5 minutos más y echamos el caldo y el agua. Ponemos una pizca de sal y cocemos durante 20 minutos o hasta que las hortalizas estén tiernas. Retiramos del fuego y en la misma olla lo trituramos todo con la batidora, hasta obtener una crema suave. Añadimos la nata y volvemos a poner al fuego, removiendo para que se mezcle bien y llegue a hervir de nuevo.