Pasar de unos ojos marrones a tener este color azul Formentera. Es una realidad que se está poniendo de moda en redes sociales. Los médicos aseguran que es una técnica muy peligrosa y desaconsejable. El Dr. José Antonio Gegúndez Fernández, secretario general de la Sociedad Española de Oftalmología, explica que “es hacer un tatuaje en la córnea, es llevar el tatuaje al extremo”. Esta peligrosa operación crea problemas de visión periférica, además de poder causar problemas en posibles operaciones de cataratas de retina. Los expertos insisten en la falta de evidencia científica en este tipo de operaciones.